Intensamente

Intensamente

Hola mujeres!!!

Ayer tuve plan cine, y la película en cuestión fue una de dibujos creada por Disney y Pixar. Su nombre: INTENSAMENTE. Y me dieron ganas de escribir un poco sobre las emociones. Las emociones que nos dominan, que conviven con nosotros, que nos guían.

Para ponernos en tema: la película es la historia de una nena de 11 años llamada Riley y su centro de control de operaciones gobernado por las cinco emociones básicas (Alegría, Tristeza, Furia, Desagrado y Temor). Se ha solicitado la ayuda de un grupo de psicólogos para crear la historia. Como podemos ver, la película aborda un tema central en la historia de cada una de las personas y, por ende, encarna una gran metáfora.

Como psicóloga, y por haberlo estudiado, les cuento que existen cinco emociones básicas. Esto es, inherentes al ser humano y que nos acompañan desde que nacemos. Precisamente, son las cinco emociones protagonistas de la película. Y se las considera básicas porque cada una cumple un rol nuclear en la vida, y en el aprendizaje. Ustedes se preguntarán ¿de qué puede servir sentir miedo? Y yo les puedo decir que es fundamental. El miedo activa nuestro instinto de supervivencia ante situaciones de peligro. Sin él, no sabríamos protegernos, no se nos ocurriría cuidarnos. También se preguntarán, ¿de qué sirve la furia? Y yo les puedo decir que sin ella no lucharíamos por lo que es justo. Ó pueden cuestionarse sobre el asco ó la tristeza.

Las emociones surgen frente a distintas situaciones que nos tocan vivir. Y de ellas podemos aprender. Por supuesto, siempre predominará alguna de las cinco, y sería interesante que aquella sea la ALEGRÍA. Implicaría ser más optimistas, usaríamos el humor para transitar situaciones más difíciles. La risa nos salva. Pero si algo debemos saber, y justamente la película nos quiere enseñar, es que no debemos desestimar a ninguna de estas emociones. No podemos negarlas, no podemos eliminarlas, no podemos dejarlas de lado. Cada situación implica una emoción, un  sentir, y por mucho que queramos rechazar este sentimiento, será una lucha en vano. No respetar lo que sentimos, implica ir en contra de nosotros mismos.

A veces, es necesario estar tristes. Y hago foco en esto porque generalmente las personas no queremos sufrir, no queremos pasarla mal. Y así, nos escapamos, nos evadimos, nos ponemos en caparazón. Pero, tenemos que saber que más tarde o más temprano, caemos. Y esa caída si no fue en el momento adecuado (ó real), puede ser peor, más intensa y más fuerte. A veces, debemos conectarnos con el dolor, sentirlo, vivirlo, y así, sólo, pasa. La tristeza es inherente a la persona, y a determinadas situaciones: una mudanza, una muerte, terminar una relación de pareja. Y puedo nombrar muchas más. Escaparse, no es la solución.

Muchas veces ocurre que la tristeza se oculta tras el enojo. Esto es: frente a una situación que, en esencia, nos pone tristes, nos enojamos. Nos agarra bronca, nos enfurecemos con el mundo, con la vida, con las personas. Nuestra energía se vuelve densa, pesada, negativa. No resolvemos, no aprendemos, y canalizamos el dolor a través de una vía contraproducente que nos trae más problemas aún.

Atención a esto!!! Porque de la tristeza, se vuelve. Del enojo, no siempre hay retorno. A cuidar nuestros impulsos. A cuidar nuestras palabras. Conectarse con uno mismo, vibrar con uno mismo, ser honestos con nuestro sentir. Esa es la gran cuestión (tarea no siempre fácil). ESTO nos muestra la película.

Se la recomiendo a todos y todas. Niños y adultos. Todos podemos aprender. Dulce, tierna, real, intensa.

Kiss,

P.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s