Feliz día a mi niño interior ♥ ♥

niño

Ya se me hizo costumbre escribir en fechas “día de…”, y esta vez no va a ser la excepción.

Hoy, en Argentina, es el día del niño. Y todos, grandes también, debemos celebrarlo. Y hago particular referencia a los adultos porque, muchas veces, solemos olvidarnos de aquel niño que llevamos dentro. Muchas veces lo reprimimos, lo escondemos, no lo dejamos salir. Pero, esto no quiere decir que no existe o ya no está. Porque pasada una determinada edad, no quiere decir que ya no somos niños, que ya no podemos disfrutar este día, que ya no nos podemos regalar esta fecha.

Cuando somos niños:

Lloramos. Reímos. Jugamos. Bailamos. Saltamos. Intercambiamos  figuritas. Estudiamos. Jugamos a la mancha. Nos gusta alguien. Escribimos cartas. Tomamos la leche. Hacemos pijama party. Nos ponemos caprichosos. Necesitamos a mama. Necesitamos a papá. Vamos a la calesita. Intentamos sacar la sortija. Pinchamos la piñata. Vamos a los bailes. Tenemos nuestra primera mala nota. Mentimos. Miramos dibujitos. Miramos películas de adultos. Cantamos. Hacemos baños de inmersión. Jugamos con la espuma. Pintamos. Nos hamacamos. Nos leen cuentos. Armamos rompecabezas. Nos rompen el corazón. Rompemos el corazón. Nos amigamos.

A veces, nos olvidamos de quiénes éramos, cómo vivíamos. Nos perdemos en el mundo de los adultos. Nos creemos más sabios por ser más grandes, por haber vivido más, por tener más experiencias. Y en realidad, nos olvidamos de nuestra esencia, de disfrutar, de vivir. Deberíamos copiarnos más a los niños que tenemos alrededor. Son inocentes, son soñadores, no tienen apego, sueltan más.

Nos encontramos diciendo: los problemas de los adultos son más difíciles, las responsabilidades de los adultos son muchas. ¿Y eso, acaso, nos da derecho a creernos ese papel y olvidarnos de celebrar cada día que pasa? Por vivir en los problemas, nos olvidamos de vivir. Entonces: en el día de la fecha yo propongo ser aquél niño que llevamos dentro, y jugar, y leer un cuento, y mirar un dibujito, y pintar, e ir a la plaza. Hacer aquellas pequeñas cosas que solíamos hacer, y nos agrandan el alma. Propongo conectarnos con ese niño interior y vibrar, una vez más, con él. Y propongo, a partir de hoy, todos los días encontrar un ratito en el cual podamos ser la esencia de ese niño que fuimos, que somos, que seremos.

¿Qué significa conectarnos con nuestro niño interior? Significa tomarnos el tiempo para uno, aunque sea un ratito cada día. Tomarnos el tiempo para hacer lo que queremos hacer, sin interrupciones, sin miedos, sin preocupaciones. Lo que cada uno quiera y sienta, el límite es el cielo. Despojate de tus limitaciones. Un niño no las tiene. Despojate de tus temores. Un niño no los tiene. Sé libre. Volá. Celebremos este día. Feliz día del niño a todos!!

CHEERS!

P.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s