Oscars 2016: La alfombra roja

oscars 2016

¡Fashionistas!

Ayer fue la noche más esperada y glamorosa de Hollywood. Pura inspiración, pura sofisticación, pura excelencia. Está claro que lo más lindo de la entrega de premios es la maravillosidad de actuaciones, guiones, producciones, detrás de escenas y más, que hacen que podamos apreciar estas excelentísimas películas y disfrutar momentos. Pero esta entrada está dedicada a otra fuente de inspiraciones que caracteriza a esta gran noche: los look de las estrellas de Hollywood.

Comienzo presentando el increíble vestido de Alicia Vikander (ganadora del premio “Mejor actriz de reparto” por THE DANISH GIRL). Eligió un diseño strapless de Louis Vuitton en color amarillo con detalles de brillos. Me gusta el vestido:

  1. por su color. El amarillo está en boga desde ya hace algunas temporadas y, en particular, a mi me encanta.
  2. por la sutileza de los brillos. No soy de las que eligen vestidos de brillos, pero ciertos detalles me parece que queda súper correcto y le da una seña particular.
  3. por la terminación bombé.

La elección del peinado resultó de lo más adecuado. El medio recogido es clásico, fino, chic. Aplausos para este talento!! Gran elección!! De mis favoritos.

licia

Seguimos con el Valentino plisado de Olivia Wilde. Hago reverencia a la sofisticación y elegancia de este vestido. Aquí podemos ver como un escote profundo e intenso puede quedar sensual sin ser soberbio o fuera de lugar. El vestido en color nude es la mejor elección, y ella lo lleva divino. Gran acierto el pelo recogido para lucir el escote de la espalda. El choker y el clutch, ambos en color plata, hacen del look algo fino, elegante, sensual, sofisticado, chic. ¡Topea mi lista!

Me gusta la versatilidad de la alfombra roja. Por eso, aquí les traigo otro de mis favoritos, y muy distinto a los anteriores. Olivia Munn eligió a Stella McCartney y se presentó con un vestido colorado en líneas rectas que aporta distinción y clase. Un escote que deja al aire un hombro y una sutil cola: sensualidad en primera plana. El recogido y los labios al tono queda divino. Y la joyita del look se la lleva el brazalete dorado que, muy sincera y honesta, aclaró que no es de ella y que pasada la entrega deberá devolverlo. ¡A lucirlo entonces!

olivia munn

Para seguir con la misma línea, pasamos a otra talentosísima actriz: Charlize Theron. Una reina luciendo este vestido sirena rojo furioso con una cola alucinante. Sólo ella con su finura y sofisticación puede rendir tal homenaje a este diseño exclusivo de Dior. Muy pocas veces este color tan intenso, fuego y vital en un modelo entallado al cuerpo puede quedar bien con un escote, también, tan profundo. Y, sin embargo, se conjugan en algo con mucha clase. Arriesgado, y acertadísimo. El accesorio: collar largo que logra que las miradas se posen ahí mismo. DI VI NO. ¡¡Aplausos para ella!!

Otro color que pudo verse bastante en la noche de los premios más importantes fue el color azul. Brie Larson (ganadora al premio “mejor actriz protagónica en la película ROOM, recomiendo ampliamente) lució un vestido de Gucci de color azul petróleo. Transparencias sutiles en el escote y volados de líneas verticales, los detalles protagonistas. El cinturón color plata a la cintura, el toque final. Nuevamente podemos ver un semi recogido y, una vez más, acertado. No es de mis modelos preferidos pero estuvo bien, y el color una gran elección.

Brie Larson

Y de repente nos fuimos a un estilo boho chic, y estoy haciendo referencia al vestido que llevó Heidi Klum. Diferente al resto de los vestidos, me atrevo a decir el único de la noche. Un diseño romántico y bohemio en tonos lila de la mano de Marchesa. Caída amplia, mucha tela y, de nuevo, un hombro al aire. El peinado muy natural, descontracturado, fiel al estilo boho que se acompañó, también, de un maquillaje sobrio y natural.

heidi

Para continuar con los tonos pasteles, Emily Blunt (embarazadísima, y divina) lució un vestido color rosa pálido de Prada. Uno de los pocos escotes clásicos: recto con tiras a cada uno de los costados. Una vez más, el toque particular se lo dan brillos sutiles. Acompaña con el accesorio en boga: un clutch color plata, a tono con los brillos.El peinado: ondas bien marcadas. ¡Me gusta!

emily

Por último, y para cortar con los colores claros, les traigo el vestido de Jennifer Lawrence (gran actriz de JOY, buena película) de Dior. Un modelo charleston en tonos nude y tul negro. Acertadísimo para su pelo rubísimo y corte carré. Maquillaje: natural, sobrio, tonos dorados. DIVINA, como es de esperar.

jennifer lawrence

Como podemos ver, la entrega de premios más esperada nos dejó: maquillajes sobrios, semi-recogidos, escotes profundos, poco brillo. Fuente inspiracional si las hay. Espero les guste el post!!

Kiss,

P

El mundo de las citas

cita 1

¡Hola amigas virtuales!

Ya hace un tiempo que me presento como “soy sola”. Soy sola, en mi caso, significa “no estoy en pareja” (después tengo familia, perros, amigas, vecinos, más amigas). Con el corte de mi ex pareja, vino el mundo de las citas. Y me gusta llamarlo así porque de eso se trata: es como todo un mundo aparte, con sus reglas (las no reglas también aplican como reglas), con sus dramas, con sus enredadas, con sus alegrías. Estoy por tener una cita, y me pareció divertido hablar sobre este mundillo antes de vestirme. maquillarme, estresarme un poco, y salir.

Tener citas me genera emociones contrarias. Por un lado, me parece un situación divertida que te ofrece la posibilidad de conocer a alguien y el mundo de ese alguien de tal modo que, si estás dispuesta, te abre la mente. Por otro lado, me resulta un tanto “fiaca” (no me atrevo a llamarlo estrés) el hecho de, por enésima vez, abrirte a la posibilidad de conocer a alguien, de ver si te gusta, de saber si le gustas, si hay onda, etc, etc y más etc.

Empezamos por lo primero. Producirse para la cita. ¡UF! (ya empezamos con el UF). Una vez más, por un lado no es tanto problema porque, si salís por primera vez, podes repetir algún vestuario que ya hayas usado, con el que te sientas cómoda, te guste como te queda y la cita en cuestión no lo haya visto (claramente). Pero, por el otro lado, generalmente no existe esa cosa de sentirte relajada, sin tanto rollo, tranquila porque “total ya me conoce” (tal como cuando son pareja, y a veces no tanto)… siempre hay una cuota de estrés o nervios. Nos probamos la ropa mil veces, y caminamos frente al espejo, y posamos, y nunca falta sacarnos la foto para mandársela a aquella amiga que nos va a decir la posta (y ¡dios! si nos dice que no le copa mucho… ahí sí, ESTRÉS). DATO DE COLOR: aún con el vestuario ya conocido podemos JUUUUUSTO estar en ese día en el que “no nos gusta y nos vemos horribles de cualquier forma, con cualquier cosa y de cualquier modo”.

Cuando ya nos decidimos, y ya nos quedamos vestidas (nos guste o no), viene la segunda parte de la cita y es “llega la (valga la redundancia) cita”. En la era de la modernidad, generalmente acostumbramos a pedir que nos mande un mensaje cuando está abajo. O al menos yo me manejo así. No se porqué pero me relaja más. Aparece ese mensaje, y entonces solemos hacer algo de tiempo como para no parecer que ya estábamos re listas para la ocasión. Hacernos esperar se llama. La caminata del ascensor a la puerta de entrada… ¡HORROR! Está claro que nos está observando, mirando de arriba a abajo, y dando su opinión (a él mismo claro está) de cómo lucimos nosotras. Todo eso y nosotras teniendo que desfilar ese camino ¡UF!

Ocurre que nos encontramos y viene el HOLA más incómodo del mundo. Con una especie de risa nerviosa, y generalmente el chico más serio pero un “serio de nervios”. Y nos sentamos en el asiento de acompañante, y ¡comienza el show! Primera parte del acontecimiento: dónde ir. No saber si proponer, qué proponer porque no conocemos los gustos, para dónde partir, nunca queda claro si las partes cenaron antes o van a cenar juntos (suele terminar con que toman un par de tragos, no comen nada, y se están muriendo del hambre), qué hacer. Comienzan las risas incómodas, las palabras sin sentido para llenar el aire de ruidos, y gestos, muchos gestos.

Finalmente, se decide el destino. Y ahí ya todo empieza a relajar un poco. Música, primeros comentarios (al principio nimios, superficiales, de nada en particular diría yo), algunas risas. Cuando nos sentamos en la mesa, de nuevo nos encontramos con un momento “raro”. Primer “face to face”. Comienza a ser una situación un tanto más intimidante porque ambos estamos más atentos al otro y no podemos escapar de la situación. Sí o sí ordenar trago, vino, o lo que sea que elijan tomar. Siempre descontractura, es clave.

Y rogamos para que no hayan silencios incómodos… que está claro que van a haber porque siempre hay momentos que no sabemos que decir incluso con la mayor confianza que tengamos con la persona. Y rogamos que no haya ningún tipo de situación avergonzante. Y cuando cenamos rogamos que no nos quede nada en los dientes, motivo por el cual en ciertos momentos empezamos a hablar como si tuviéramos papa en la boca para que los dientes no se vean en lo posible. Y rogamos que nos guste, y rogamos que le interese lo que le cuento,  y ETC en situaciones que rogamos.

Pero sí o sí lo que se lleva el gran premio para decir “fiaca una cita” es la despedida y ese tremendo momento en donde nos preguntamos “¿me va a besar o no? ¿cómo lo saludo? ¿da que le de un beso? ¿quiero que me de un beso? AYYYYY… hasta que pasa una cosa o la otra, y nos bajamos del auto, y volvemos a nuestro eje y volvemos a ser una misma. Nos relajamos. Ya la segunda cita es mucho mejor, la disfrutamos más, somos más naturales. Y todo, por ende, sale mejor.

Tiene sus contras, seguro. Pero ¿no está bueno tener una cita? Es adrenalina pura!! A disfrutar! o a disfrutar yo ahora!! Deséenme suerte!!

P.

Deco: velas

velas 4

Hola chicas!!

En este nuevo capítulo de decoración les traigo un elemento que armoniza el ambiente y trae buenas vibras. Estoy haciendo referencia a las velas en todas sus formas.

Me inspira llegar a mi casa después de un día laboral y encender algunas velas por distintos rincones de mi departamento. Las siento con buenas energías, me relaja, me lleva a un estado de reconexión con el momento presente y conmigo misma.

Las hay con unos aromas de locura. Mis favoritas: las esencias de vainilla y frutales. Y, precisamente esto, es el gran plus de las velas. Además del clima de calidez hacen que tu hogar huela rico. Lo ideal: dejar pocas luces encendidas además de la vela. De esta manera, generamos un ambiente tenue que no necesita muchas palabras de descripción.

Hoy día queda muy canchero usar las velas, que tiempo atrás estaban reservadas para cuando se cortaba la luz, y disponerlas en candelabros o botellas y frascos de vidrio. Le dan una onda muy chic y retro al lugar.

Los fanales en los balcones o en rincones puntuales de tu casa tienen aires más bohemios que quedan muy bien, incluso cerca de plantas verdes de interior.

Lo lindo de las velas es que no están destinadas a algún espacio en particular, sino que cualquier ambiente puede abrazarse a ellas. Ejemplo de ello son los cuartos y, sobre todo, los baños (imaginate un baño de inmersión con velas: relax y placer, ante todo).

Aquí les dejo ideas de cómo decorar tu hogar con velas. Desde las más clásicas ideas hasta las más lindas innovaciones contemporáneas.

Enjoy!!

P.

Un día más

new day

Buen día chicas

Me gusta pensar el día como un nuevo comienzo, una nueva oportunidad. Al fin y al cabo eso es lo que es. Comenzamos el día, y comenzamos de vuelta. Podemos desarmar aquello que hicimos el día anterior, podemos resolver lo pendiente, podemos cambiar el curso de las cosas, podemos respirar de vuelta, podemos dedicarnos tiempo, podemos hacer eso que nos quedó sin hacer.

Es un día más para vivirlo a pleno. Para gozarlo, celebrarlo, disfrutarlo. Por supuesto, puede estar lleno de obstáculos, de dificultades, de contratiempos. Pero tal vez es un cambio de actitud que necesitamos hacer frente a esas pequeñas cosas. Y tal vez el nuevo día nos desafía a eso. Nos desafía al cambio. Un cambio que se necesita, que conviene, que es para bien.

Cada nuevo día es un aprendizaje. Un aprender algo nuevo. Algo personal, algo del afuera, algo nimio, algo profundo. Aprender a lidiar con situaciones, aprender a conocernos siempre un poco más. Y eso es lo más lindo que tiene el nuevo despertar.

Ahí está. Eso que acaba de escribir sin darme cuenta es lo que encarna el nuevo día: un nuevo despertar. Un despertar y abrir los ojos, un nuevo despertar de conciencia, un nuevo despertar del alma. Hay que aprovecharlo, hay que agradecerlo, hay que vivirlo.

A veces, me voy a acostar cuando llega la noche y pienso. No paro de pensar. Pienso en los problemas, pienso en lo que no pude hacer en el día, pienso en lo que tengo que hacer al día siguiente. Me inundo de pensamientos que me dejan, casi, sin aliento. Y de repente me digo: “Pau mañana es un nuevo día con su desayuno, con su rutina, con sus sorpresas, con su gente, con su todo. Soltá y mañana verás las oportunidades que tengas”. Y ahí mismo, trato de relajarme, pausear los pensamientos y dejarme llevar.

Cuesta verlo de esta manera. Es fácil decirlo, pero difícil sentirlo desde el alma y actuar en consecuencia. Pero si todos pudiéramos realmente captar este gran secreto de la vida, cada día lo veríamos como un regalo, y así arrancaríamos desde que abrimos los ojos. Será cuestión de entrenarnos en esta idea porque, como todo, es un entrenamiento y trabajo constante.

Los dejo con esta reflexión, ojalá les haya gustado!

P.

Wok con vegetales y langostinos

wok

Buenas buenas!!

Hace bastante que no subo una receta de cocina “by felicitat”, y por tal motivo aquí subo un nuevo posteo para inspirarlas en la cocina.

Ayer haciendo compras con mi madre y pensando nuevas ideas se me ocurrió una comida “gourmet” (más que nada por uno de sus ingredientes) pero súper sencilla y bastante rápida de hacer. Meto suspenso y les tiro: wok de vegetales y langostinos (innecesario el suspenso si el título lo dice todo…)

Aquí les dejo los ingredientes para dos personas:

  • un morrón rojo
  • un morrón amarillo
  • una cebolla morada
  • una planta de puerro
  • una zanahoria
  • una o media berenjena
  • un cuarto de langostinos (si son chicos, medio kilo)

Comenzamos, ya!

  1. Primero lo primero y es la preparación de las verduras. Para ello, cortamos en juliana los morrones y la cebolla. Picamos el puerro, rallamos la zanahoria y cortamos en cubo la berenjena.
  2. Rehogamos en aceite de oliva las verduras. Salpimentamos. IMPORTANTE: ojo con la sal porque luego la salsa de soja es salada y si no se les va a ir de las manos!
  3. Cuando las verduras están blanditas, agregamos los langostinos. Esparcimos un chorrito de salsa de soja para que los ingredientes comiencen a absorver su sabor, y mezclamos.
    Final: volvemos a agregar otro poco de salsa de soja, y listo a la mesa!!

Como ven, es muy fácil!! y sabrosísimo. Siempre me inclino por comidas saludables, y no por eso menos ricas, y como plus bien coloridas. Nos falta una copa de vino y estamos. DATO: esto mismo lo pueden servir con arroz, o en rapiditas bimbo con queso derretido y le damos un toque mexicano.

Quiero ver sus platos!!

Kiss,
P.

Sombreros “de playa”

sombreros portada

Se está terminando el verano, pero como accesorio no pasa de moda, ni se guarda en el fondo del armario. Los sombreros están en boga desde ya hace algunas temporadas, y cada vez más dicen presente en los más importantes eventos como así también en el día a día de la semana.

Históricamente, los sombreros se reservaban para situaciones de extremo calor y, como es de suponer, para ocasiones de playa. Su uso estaba destinado pura y exclusivamente a la protección contra los rayos del sol: evitar posibles insolaciones, sequedad del cabello, quemaduras del sol en el rostro.

Con el paso del tiempo, este complemento del outfit comenzó a representar distinción, sofisticación, clase. El sombrero era llevado por las mujeres de las más altas clases sociales.

Actualmente, el sombrero me gusta decir que “se viralizó” (buena expresión cibernética que empiezo a usar para definir aquello que se masificó, expandió, popularizó). Es un detail que arrasa con fuerza y lleva la impronta de chic, cancherosidad, cool. Lo lindo es que, si bien es la joyita y la gloria de los días de playa o pileta, también la rompe en plena ciudad. De aquí viene el uso de las comillas en el título de este posteo: “de playa”.

Sí, se está yendo la temporada de verano, pero los sombreros quedan y por mucho rato más. Les dejo un street style copadito para ustedes! DISFRUTEN!!! (como siempre se debe hacer).

P.

Cactus y Suculentas

suculenta mia

Hola chicas!!

Hoy subí al blog la foto que puse como portada de esta entrada: mi suculenta. Tengo una sola, y me encanta. Quisiera tener más, por lo cual debería ponerme en marcha para ello. Pasa que, debo reconocer, no soy muy buena cuidando jardines o balcones: la cantidad de agua que llevan las plantas, el sol, la sombra, la tierra.

Pero, justamente eso no sería un problema con esta familia de plantas que aquí les presento. Los cactus y las suculentas son plantas que pueden ir tanto en interior como en exterior. Además, no necesitan mucha agua (son plantas de desierto, recordemos). Con que las reguemos una vez por semana suficiente. Son plantas que almacenan el agua en sus propias plantas.

Lo que me pasa con las suculentas es una historia de amor. Su perfecta simetría. Su perfecta forma. Sus variados colores. Me resultan atractivas por su armonía. Decoran cualquier espacio haciendo del mismo algo cálido y alegre.

Tanto los cactus como las suculentas son muy fáciles de plantar. Por lo cual si tu intención es ese, hay varios tutoriales en youtube para mirar, aprender y copiar.  Aquí les comparto uno muy sencillo. Sigan buscando que hay miles!!

https://www.youtube.com/watch?v=UAtUuSN1sAw

Otra cosa que me resulta fascinante de este tipo de plantas es la variedad de frascos, macetas y recipientes en donde plantarlas y decorar el espacio. Les aseguro que aportan magia al lugar. Una opción es plantarlas en tazas o frascos de formato retro. En recipientes de vidrio (como puede ser de mermelada, o más grandes) y colgarlos en el techo del balcón. Como centro de mesa en interior. Y muchas opciones más.

Aquí les dejo algunas imágenes para inspirarnos.

P.

Home Deco: PH

ph portada

Buenas buenas!!

No sé si les pasa a ustedes (a mí muchas veces sí) pero para las que nacimos y vivimos desde siempre en la ciudad a veces ocurre que tenemos ganas de escapar del smog de la city, del ruido de los colectivos, del tumultuoso tráfico, y de la vorágine de la vida de lugares grandes con edificios y lío, mucho lío. Pero también ocurre que, al mismo tiempo que queremos la fuga, no queremos abandonar la ciudad con sus mil millones de planes, salidas, diversión, practicidad y todo lo que nos ofrece.

Para resolver este gran dilema, o esta sensación que a veces nos aparece, me parece que una buena idea es poder conseguir tener tu propio espacio de paz y relax. Y una manera de lograrlo es viviendo en una propiedad horizontal (más comúnmente llamado: PH).

¿Qué tiene de ideal o llamativo? Su estructura o construcción. Es como vivir en una especie de loft pero en forma de “casita”. Brinda la posibilidad de tener tu propio patio interno, tu espacio verde, tu lugar de abstracción del cemento (diría yo…). Además, si se corre con suerte, te pueden tocar vecinos copados, amigables y armar una linda vecindad respetando la privacidad e intimidad de cada uno.

El PH es muy típico de barrios como Palermo o Almagro. Y, para las que les gusta reciclar, decorar y darle una nueva onda a la vivienda, esta es tu gloria. Lo característico de los PH suele ser la posibilidad de reciclar, tirar paredes, mantener lo propio y hacer del espacio algo totalmente distinto.

Históricamente, se lo asoció a lo viejo, lo vintage, lo retro. Hoy, que hay más libertad a la hora de diseñar y decorar, podemos llevarlo a algo más modernoso que queda, igualmente, muy canchero. Lo importante, siempre, es que te identifique y te sientas vos en ese lugar.

La principal característica que debe tener el PH que elijas es: calidez. Creo que lo principal de este tipo de vivienda es que sea cálida, acogedora, que entres y te abrace. Mucho verde, mucha madera. Generar amplitud y luz. Aquí les dejo imágenes de PH que me gustaron mucho, y las comparto. Disfruten!

P.