Hacerse fuerte

universo

Buen día gente linda,

Estaba pensando en el dolor. Estaba pensando en la vida cuando tenemos un problema. Cuando no encontramos una solución, o al menos no la vemos. Estaba pensando en qué hacemos nosotros con eso, cómo luchamos, cómo pensamos. Estaba pensando en nuestra actitud ante el problema.

Tenemos momentos en los que nos sentimos superados por la situación. Sentimos que nuestra fuerza pasó a ser una debilidad. Nos sentimos frágiles ante las circunstancias. No hay luz al final del túnel, y todo parece oscuro. Sin salida, sin escape.

Y leemos mil frases de aliento. Y leemos millones de textos que nos explican cómo vivir la vida, cómo ser inteligentes ante las adversidades. Y miramos un montón de videos motivacionales. Y nada parece servirnos. Nada parece poder ser aplicado.

Y escuchamos una frase que dice algo así como que “en el momento malo de nuestras vidas crecemos” y otra algo así como “no te das cuenta pero ÉSTE es tu mejor momento”. Y nosotros nos quedamos mirando como diciendo “ah sí? explícame por qué si yo la estoy pasando fatal”. ¿Alguna vez les pasó algo parecido? A mi hace muy poquito, y todo esto que les digo lo viví, lo sentí (y por momentos me sigue pasando).

Todos los días abro los ojos con el propósito de confiar más en el universo perfecto y el plan que nos tiene preparado. Con el propósito de hacerme fuerte ante las adversidades. Porque la realidad es que todo eso que vemos, leemos y escuchamos es TAL CUAL. Si existe el problema, existe la solución. Si la solución no existiera, el problema no sería tal. En cualquiera de las dos formas, ¿qué sentido tendría preocuparnos? Sólo hay que ocuparse: sin sufrimiento. Como me dicen en meditación: “el sufrimiento lo crea la mente”. ¿Por qué? se estarán preguntando. Porque es la mente la que, ante el problema, construye escenarios, construye consecuencias, construye fatalidades. El problema en sí mismo vino a ayudarnos a crecer, ayudarnos a ver algo que no veíamos, ayudarnos a cambiar, ayudarnos a ser más fuertes. Sólo es cuestión de aprender esto y que nos nos inunden los productos de la mente, y que no nos ahoguemos ante la adversidad.

Todo pasa. Todo cambia. Todo sigue. Vos, yo, ellos, la vida. Abracemos al problema. No luchemos contra él. Si no con él.

¡¡Besos!!

P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s