Meditar: Modo Corazón

meditación

¡Gente querida!

¿Cómo están ustedes? Yo acá estaba, tomando un café con leche y transitando una semana como bastante movilizante. Les cuento porqué. Los lunes voy a meditación grupal, experiencia súper rica que se las recomiendo a todas. La última que hicimos resultó ser muy intensa, vivencial y sanadora. Tenía que ver con la aceptación (que ya en algún otro post les hablaré de lo que encierra esta palabra que parece tan simple, y de fácil no tiene nada). Cuestión que me dejó en un estado como de anestesia, bastante bambeada, reflexiva, conectada.

A raiz de esta experiencia, tengo ganas de compartir con ustedes algo sobre la meditación. ¿Qué es la meditación? ¿Cuál es el objetivo de meditar? ¿Cómo hago para dejar la mente en blanco por 30 minutos? ¿Cómo no pensar siquiera en un minuto? Estas preguntas son algunas de las tantas que aparecen cuando alguien hace referencia a la experiencia de meditar. Y, amigas, debo decirles que estamos en un error conceptual bastante grande.

MEDITAR no es “mente en blanco”.

MEDITAR no tiene un objetivo puntual y concreto.

MEDITAR no es “no pensar”.

MEDITAR no es estar en posición “yogi”.

MEDITAR no es tener una intención.

MEDITAR no es nada porque, en realidad, es TODO.

MEDITAR: es conectarse con tu aquí y ahora. Es estar con una atención plena y conciente en lo que nos pasa en este momento. Es la capacidad de poder registrar los pensamientos que aparecen (buenos o malos), sentir las emociones que aparecen (buenas o malas) y aceptar. Es conectarte con tu estado de ese momento. Es conectarte con tu cuerpo físico y todo lo que le pasa a ese cuerpo físico. Es sentir. Es conectarte con tu verdad, con tu esencia, con lo que sos. Es salir de la mente para posar en el corazón. Para todo esto, el anclaje es siempre la respiración. Con paciencia, es siempre un volver atento a la respiración.

paz

Estamos todos los días viviéndolos como si nos corrieran detrás. Estamos siempre, casi como de forma espontánea y natural, escapando del momento, del ahora, del instante. Muchas veces porque no nos gusta lo que tenemos, lo que somos, lo que nos pasa. Estamos en MODO MENTE: yendo para atrás, yendo para adelante, pero nunca simplemente “estando”. La mente va del pasado al futuro, y del futuro al pasado sin escala. ¿Y el presente donde está? No lo sabemos. Bueno, meditar es estar en MODO CORAZÓN. Estas presentes en el presente, en el momento. Por eso, meditar no es mente en blanco si no que es “estar presentes en esto que está ocurriendo ahora”. Es experimentar, es sentir, es vivenciar. Podemos meditar siempre, si así lo quisiéramos: cuando tomamos un café podemos meditar. Experimentar el café: ¿está caliente? ¿tiene espuma? ¿está dulce? ¿lo estoy disfrutando? En ese momento, estoy haciendo eso. ¿Por qué pensar en lo que pasará después o lo que ya pasó? Eso, es meditar.

Pueden intentarlo solas, pueden ir a grupos de meditación para tener un apoyo, pueden buscar meditaciones guiadas en youtube. Lo tienen al alcance de sus manos, es sólo una cuestión de proponer.

Espero disfruten el post, les dejo cariños

P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s