..H O M E D A T E..

cita

Este post va dedicado a vos que, como yo, estás en el mundo de las citas. O a vos que, como yo, has tenido “primeras citas”. El otro día estaba cenando con una amiga que, luego, iba a tener una cita. La cita consistía en ir a la casa del chico escuchar un poco de música, charlar otro rato, tomar unos tragos. Y que la noche siga fluyendo. Resumen: pasar un lindo rato juntos.

Cuando se fue de mi departamento rumbo a la de su chico, vía whastapp, NO!, perdón, vía “mensaje privado de IG” (esto de tener mil redes sociales y que por todas puedas chatear confunde), comenzamos a enumerar ciertas cositas que todas querríamos que no estén pero existen y les tenemos que hacer frente. Fue entonces cuando se me ocurrió escribir sobre “cosas que pasan en la primera cita en la casa de un chico”. Aquí van:

  • Charlar con una amiga: “me dijo de ir a tomar algo a su casa, ¿da que vaya o es muy rápido?, tal vez que se piense cualquiera”. Y tu amiga: “mmm, no sé, fijate. Tal vez mejor ir a un bar y tanteas”. Entonces, pasamos al siguiente punto.
  • Charlar con “otra” amiga: “me dijo de ir a su casa, ¿da?, me da cosa”. Y tu amiga: “OBVIOOOO QUE SIIIIII”. Finalmente, respondes que sí. Quiere decir que siempre quisiste ir a la casa, pero tu conciencia no te dejaba decir que sí sin culpa, por lo que una amiga siempre puede hacer de ese papel.
  • La ropa: y ahí viene el debate en grupo de whatsapp de qué ponernos. Hay que ir relajada, onda casa, pero canchera. “¿Esto es mucho? (foto al grupo)”, “¿Zapatillas o un poco de taco? (foto detalle al grupo). Y así mandamos mil fotos porque hay mil opiniones.
  • Mensajearte con la cita: se programa mandar el mensaje a una determinada hora que consideramos lo suficientemente estratégica (aunque deseamos que sea él quien mande mensaje primero).
  • Trayecto a la casa del chico: arriba del taxi con los dedos en el celular que van a mil porque no queremos estar nerviosas, queremos distraernos de la situación y nuestras amigas, instagram, facebook, siempre son los que están a la orden del día.
  • Trayecto del ascensor a la puerta: llegar a destino, tocar el timbre, y esos minutos que uno espera hasta que baja la persona son eternos. Y ese momento en el que el chico sale del ascensor y va hasta la puerta, y ya se están cruzando las miradas es el punto álgido de la cita. Entonces, nos queremos hacer la que estamos en otra, re naturales y relajadas. Y una vez más, el celular nos ayuda. Y cuando aparece el chico, ya lo sabemos porque de reojo nos dimos cuenta, pero tardamos un poco en levantar la mirada y de repente miramos mega sorprendidas.
  • El ascensor: ¡maldito ascensor! Le gana a la situación anterior. Que sean pocos pisos, es lo que deseamos en ese momento. Se dicen tonterías para salir del paso y que no hayan silencios incómodos. Las miradas se entrecruzan pero no hay miradas fijas. O, tal vez, las esquivamos. Hasta que ¡gracias Dios! la puerta se abre.
  • Entrar al departamento: no conocer el lugar recién ahora es una gran ventaja. Siempre hay comentarios del tipo “que ordenado sos”, “que lindo depto”, etc etc.

En fin, tan solo hay que atravesar la previa con coraje porque después llega lo lindo, pasarla bien, disfrutar juntos un lindo momento. Y, si ocurre lo contrario, bueno, tan solo queda como anécdota que tiempo después va a ser divertido recordar.

Kiss,

P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s