Paris Oui Oui

notre dame

¡¡Hola viajeros!!

Viajar es una de mis más lindas pasiones. Siempre es un buen plan. Escaparse dos días, 15 o un mes… me vale. Te abre la mente, te llena el alma, nos acerca a otras culturas con sus costumbres, sus hábitos y ritos.

Hoy les comparto mi escapada de 5 días a París, la ciudad del amor (para sonar cliché y un tanto cursi). En primer lugar, siempre tienen que sacar los vuelos entre países de Europa por aerolíneas LOW COST, o bien por tren. Tienen que ir comparando precios. En mi caso, conseguimos un aéreo ida y vuelta por 40 euros (¡¡!!) yendo con VUELING y volviendo con RYANAIR. DATO!!: ahora Ryanair obliga a despachar la maleta (sí, aunque entre en la cabina del avión) peeeero sin facturarla aparte. Con 5/6 días están muy bien de tiempo para recorrer la ciudad y disfrutarla a TOPE.

Comenzamos con el tour.

Para alojarse me parece impecable el barrio OPERA. Están muy cerca de varios puntos turísticos y, (IMPORTANTE), tiene una onda tremeeeenda. Muchos bares y restaurantes, Mucho happy hour en todos los sitios (y les cuento que por favor úsenlo porque si algo no caracteriza a París es que sea económico). Entre los lugares que más me gustaron para happy hour e incluso para cenar es LA COMETE (dirección: 19 Rue du Faubourg Montmartre). Súper recomendable, cocktails a 5 euros, buena atención, buena energía). En esa calle hay varios sitios que están buenos. Una de las noches cené en MAMIE BURGER (dirección: 21 Rue du Faubourg Montmartre). Por supuesto, hamburguesas. Muy ricas, con mesas que se comparten con otras personas. Ambiente tenue. Rico y bien de precio. Una avenida para tener en cuenta con los mismos fines: Boulevard Poissonniere. Recorrerla, investigar, descubrir, entrar en sus galerías (llenas de restaurantes, muchos de ellos con “menú de mediodía) y disfrutar.

DÍA 1.

Barrio latino. Uno de los puntos más turísticos de la ciudad, visitado por millones de personas al año. ¿Por qué es tan famoso? Por ofrecernos planes, visitas, paseos. Perderse entre sus callecitas y pasajes es el gran atractivo del barrio, mientras apreciamos y elegimos en qué bar o restaurante sentarse a comer y tomar algo. Su principal coordenada: la RUE HUCHETTE.

¿Qué visitar? Pueden aprovechar el día de la siguiente manera. Se despiertan y desayunan la clásica y famosa croissant francesa o pain au chocolat. Luego, se adentran en el barrio latino para visitar la Catedral de Notre Dame a un lado del Sena. De estilo gótico, sede de la famosa película de Disney y con una escultural vista panorámica de la ciudad desde su cúpula. No pueden perdérselo. La plaza donde está ubicada es bellísima. Luego, cruzan el río no sin antes detenerse para unas buenas fotos retinales y de cámara. Una vez del otro lado tienen que entrar a la Sainte Chapelle. No les lleva mucho tiempo porque es muy pequeña, pero con unos vitroux alucinantes pocas veces vistos. En ellos, hay más de mil pasajes bíblicos figurados. De estilo gótico iluminado, y se llama así por la luz que las vidrieras permiten que ingrese al lugar.

Al lado de la Sainte Chapelle nos topamos con la Conciergerie. En sus inicios, fue el palacio de los reyes de Francia (siglo X al XIV) para luego ser convertido en prisión en la época de la Revolución Francesa. Antes de visitar este edificio vean un tutorial de aquella época descripta como “período del terror” por la cantidad de ejecuciones llevadas cabo precisamente en la conciergerie. Comparto link: youtube.com/watch

Entre estas tres cosas llegamos a la hora de la comida y como estamos en este barrio tan lleno de opciones y diversidad de precios elegimos un lugar para sentarnos y descansar un poco.

Por la tarde, caminamos un poco más y llegamos a la universidad La Sorbonne, muy lindo edificio para apreciar desde el exterior. Luego, ahí cerca nos topamos con el panteón, sede de las tumbas de máximos exponentes de la ciencia, del arte y de la historia de Francia. Allí mismo podemos conocer el péndulo de Foucault con el que demostró el movimiento de la tierra. Al atardecer, les recomiendo comprarse un café y visitar los jardines de Luxemburgo. Muy lindo y señorial.

DÍA 2.

Como seguramente todos saben, París tiene varios museos pero los más destacados son el famoso Museo de Louvre, el Museo de Orsay y el Centro Pompidou. En el segundo día pueden decidirse por alguno de ellos, siendo la primera opción un SI O SI de París.

El Museo de Louvre es muy grande por lo tanto les puede llevar unas tres horas seguro (si no son mega fanáticos del arte). Pueden tomarse la mañana para visitarlo. Allí hay varias obras de arte que no pueden dejar de ver como La Gioconda y la Venus de Milo. En dicho museo, encuentran arte decorativo, obras arqueológicas y todo el arte anterior al impresionismo. Cuando salen del museo pueden pasear por los jardines de las tullerías que se encuentra entre el Louvre y la plaza de la concordia. Caminar entre sus caminos resulta de mucha magia y se topan frente con la vuelta al mundo de París y empezamos a ver el asomo de la torre Eiffel (paciencia, ya llegaremos a ese momento).

Durante el atardecer pueden conocer la Rue Champs Elysee. Caminarla de punta a punta, visitar las casas de moda más famosas y desembocar en el arco de triunfo. Vivir la ciudad iluminada. Hay muchos restaurantes por esa avenida, algunos un tanto costosos pero hay opciones más económicas.

DÍA 3.

¿Visitamos la torre Eiffel? Podría ser el gran momento de nuestra visita. Pueden subir a la punta de la torre tanto de día como de noche. Ambas opciones tienen su encanto. Yo lo que les diría es: Montmartre de día y la torre de noche. Es bellísima la panorámica de la ciudad porque se ve absolutamente todo. A medida que te vas acercando a la torre atravesando los champs de mars caes en la realidad de lo grande que es este monumento. Construido por Eiffel para la exposición internacional totalmente en hierro.

tour eiffel

Si la van a visitar cuando en la ciudad comienzan a prenderse las luces, pueden visitar antes alguno de los otros museos. El Pompidou es arte contemporáneo y me gustó mucho. El Orsay presenta artes plásticas y a mi me encantó. Es decir, les recomiendo ambos, todo depende del gusto de ustedes en el arte. Si visitan el Pompidou tienen que pasear por el barrio circundante que se llama le marais lleno de restaurantes y bares. Ideal para salir de copas.

DÍA 4.

Hoy toca visitar el Palacio de Versailles que se encuentra en las afueras de París por lo tanto pueden partir por la mañana y estarán volviendo pasada la hora del almuerzo. ¿Cómo ir? en RER: Versailles Rive Gauche, línea C. Ó tren: Versailles Chantiers o Versailles rive Droite. Parece difícil pero no lo es para nada. El palacio está considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y no sólo es bonito por su arquitectura, si no que también llama la atención por la extensión majestuosa de los jardines que lo rodean.

DÍA 5.

Y llegamos al último día de la estadía en París y queda por recorrer las callejuelas de Montmartre. Ese barrio bohemio y de artistas. Famoso por la plaza en donde varios artistas toman sitio con sus atriles y dibujan retratos de los turistas. Está el museo de Dalí, y el atelier de Picasso. Su principal atractivo es la Sacre Cour, no dejen de visitarla porque es bellísima. En su base pueden apreciar una vista panorámica de París. Busquen el muro del te quiero en todos los idiomas porque está buenísimo. Y, por supuesto, foto al Moulin Rouge.

montmartre

Y así, termina nuestro trip por París. Espero les haya gustado, aguardo comentarios y todas las preguntas que tengan. ¡¡Encantada de responder!!

P.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios