Reto a la felicidad

¡¡Hola chicas!!

Se acuerdan aquel famoso hashtag #100happydays (me atrevo a decir el hashtag de mayor felicidad). En su momento me había parecido súper interesante su propuesta, e incluso había comenzado esa “carrera hacia la felicidad”. Pero, debo confesar que fui parte de aquel 71% que ha fracasado y abandoné, (creo), en mi día 15.

Que vivimos a las corridas día a día, desconectados del aquí y ahora, proyectados hacia un tiempo que aún no existe y sobre el cual nada podemos hacer, que la vorágine del tiempo nos sumerge en sus vaivenes y que, por todo esto nombrado, nos perdemos de percibir aquellos pequeños momentos que cada uno de los días nos ofrece para disfrutar y ser felices. Éste era el trasfondo de la propuesta de #100happydays. Nos pedía subir una foto por día de aquel momento que nos había dado felicidad, disfrute, alegría, paz. En algún punto, conectarnos con el instante que tenemos frente, vivenciarlo, sentirlo. Que lindo, ¿no?

A partir de este recuerdo que se me vino a la cabeza, me agarraron ganas de algo. De hacer una lista con 100 momentos llenos de máxima felicidad (y que muchas veces nos pasan desapercibidos porque en vez de disfrutarlos estamos en otro tiempo, espacio y lugar). No lo voy a escribir día por día porque se me vienen muchas pequeñas cosas felices y quiero comenzar a escribirlas. Pero probablemente me lleve más de un día conectarme con 100 cosas de felicidad. Y aquí van las primeras:

1- llegar a tu casa y el recibimiento de tu mascota. 2- el desayuno (así sean 10 minutos). 3- un plato de papas fritas. 4- de repente ver un amanecer. 5- pintar. 6- terminar la última hoja de un libro que te enamoró. 7- escuchar una canción que te gusta. 8- una copa de vino. 9- ducharse cuando hace mucho mucho calor. 10- comprarTE flores y caminar hacia tu casa con ellas en la mano. 11- ver una película. 12- el trayecto hacia el aeropuerto. 13- viajar en la ruta. 14- un plato de pasta los domingos. 15- el mar. 16- cocinar con amigas. 17- horas en la cama con tu serie favorita. 18- una siesta. 19- prender velas en tu hogar. 20- el olor a jazmines. 21- el colchón de hojas en otoño. 22- el mensaje de “esa persona”.  23- llegar a tu casa de noche y con frío y hacerte una sopa de fideitos con queso derretido. 24- el primer segundo después de terminar tu clase de gimnasia. 25- sacarte los zapatos después de una fiesta. 26- cantar a la mañana. 27- bailar sola en tu casa. 28- regar tus plantas. 29- el olor a tostadas por la mañana. 30- que Facebook te comparta un lindo recuerdo. 31- el primer mordisco a tu hamburguesa. 32- el frío y, de repente, ese rayo de sol directo a vos. 33- llegar del frío y pararte al costadito de la estufa con tu cuerpo casi apoyado en ella. 34- varios pájaros volando juntos en igual dirección. 35- el olor a lluvia. 36- ese instante en que olés el aroma a pasto cortado. 37- cocinar. 38- sacar fotos. 39- reírte con una amiga. 40- encontrar, de repente, la primer estrella. 41- el canto de los grillos. 42- llegar a tu casa después de un día de trabajo. 43- llegar a tu casa y sacarte el corpiño. 44- andar descalza. 45- pisar el pasto descalza. 46- un abrazo de tu mamá. 47- el atardecer. 48- andar en bicicleta. 49- sentir el soplo del viento en tu cara. 50- el frío en la nariz. 51- ver a niños jugar en la plaza. 52- un rico chocolate después de cenar acostada en la cama. 53- toca timbre el delivery. 54- ver la luna. 55- estar abajo de un puente, que pase el tren, y pedir los deseos. 56- ponerte el pijama. 57- un abrazo. 58- el olor a café. 59- agasajar a alguien. 60- un sahumerio. 61- ayudar a alguien. 62- ordenar tu casa. 63- la primera sensación al meterte en la cama. 64- salir del trabajo un viernes. 65- pochoclos. 66- un domingo a la mañana. 67- pedir pizza. 68- agarrar de la mano a alguien. 69- posponer alarmas. 70- dormir sin alarmas. 71- escribir. 72- el olor a libro. 73- mirar al cielo. 74- recordar a alguien. 75- el final de una película. 76- el beso de los protagonistas. 77- compartir. 78- acariciar a mi perro. 79- ver sonrisas en los que te importan. 80- una medialuna de jamón y queso. 81- compartir un trago con alguien. 82-  perfumarte. 83- ver llover desde la ventana. 84- el ruido de la lluvia mientras dormís. 85- agarrar con las manos una taza de te bien caliente. 86- pasear con tu perro. 87- ir al cine. 88- chismes con amigas. 89- una bolsa de caramelos. 90- decir gracias por el día de hoy por la noche. 91- tachar los pendientes de la agenda. 92- pintar mandalas. 93- aprender algo nuevo. 94- hacer pis cuando no dabas más. 95- llegar a tu casa y poner música. 96- despertarte a la madrugada, mirar el reloj y ver que todavía te queda un rato para seguir durmiendo. 97- un desayuno en la cama. 98- planear algo lindo. 99- cerrar los ojos y conectarte con tu respiración. 100- abrir los ojos hoy.

Y acá están. 100 pequeñas (grandes) cosas que nos dan instantes de felicidad. La felicidad es eso. Momentos. Y todos los días podemos encontrarnos con instantes de plena y máxima felicidad. Es cuestión de estar atentos, conectarnos con eso, y estar ahí mismo. ¿Se les ocurren otros? Me gustaría que me los compartan para así tener cada vez más conciencia plena de lo que es la felicidad, y cómo y dónde encontrarla.

Ojalá les guste!!

P.

 

Aquellas pequeñas cosas

happiness

Un desayuno en la cama. Un abrazo. Una flor. Llegar a tu casa, y el recibimiento de tu mascota. Dormir una siesta. El mensaje de esa persona. El sonido de los pájaros. Un atardecer. Un arco iris. Tu película favorita y un chocolate. Risas con amigas. Cocinar para alguien. Un te quiero de tu mamá. Ver fotos y recordar. Una copa de vino. Un cielo con estrellas. Dar el hombro a esa persona que te necesita. Una ducha caliente. Escuchar la voz de alguien que no vemos hace mucho. Leer un libro. La inocencia de un niño. Ayudar. Ponerte el pijama. Un sahumerio. Caminar descalza. Compartir. Las hojas de los árboles caídas en otoño. El sol. Pintar. Un amanecer. Gracias. Perdón. Regar las plantas. Sentir el frío en la punta de la nariz. Una estufa. El viento en la cara. Cantar. Poner el volumen de la música bien alto. Bailar sola en tu casa. Ver la luna.

Nos pasamos la vida buscando aquello que nos de felicidad. Nos pasamos la vida buscando ser felices. Cuando, en realidad, aquellas pequeñas cosas de todos los días son las dadoras de plenitud y alegría. Si tan solo pudiéramos apreciarlas, vivirlas con la atención consciente y plena en ese instante, el disfrute sería el protagonista del día. Vivimos tan a mil, tan con el tiempo justo (al punto que a veces ni nos alcanza para hacer todo lo que tenemos que hacer), tan yendo de un lado al otro, tan automatizados me atrevo a decir… que nos perdemos de tener en cuenta estas mínimas cositas que son en realidad gigantes.

Podemos tener nuestros momentos de felicidad TODOS los días… simplemente tenemos que estar atentos y vibrar con ellos. ¿Qué les parece si empezamos a intentarlo?

Les dejo esta famosa frase, corta pero TAN intensa “Nos pasamos la vida esperando que algo pase, y lo único que pasa es la vida. No entendemos el valor de los momentos hasta que se han convertido en recuerdos”. BOB MARLEY.

Kiss,

P.