Hair Style: Trenzas

trenzas-5

¡Hola a ustedes!

El verano tiene todo lo lindo que una estación puede tener menos la humedad. La piel la sentimos pegajosa, y nuestro pelo de repente es melena leonina. Por eso es que buscamos aquellos peinados que controlan un poco el cabello y uno de los más recurrentes por su estilismo y comodidad son las trenzas.

Hay muchos tipos de trenzas para probar y no aburrirnos nunca: la común, la princesa, la espiga, la cocida. Luego podemos hacer media trenza, usando todo el pelo, sólo un mechón al costado. Es decir, podemos usar nuestra imaginación y dejarnos llevar. De cualquier modo, son frescas, lindas, chic y femeninas. Para día, para la playa y para la noche.

Les dejo algunas imágenes para copiar looks, y un tutorial con cuatro opciones de trenzas (link en palabra “tutorial”). En youtube pueden encontrar muchos más! ENJOY!

P.

Anuncios

V E R A N O

verano

El verano tiene ese “no se qué”. La gente se ve más alegre, con ganas de encuentros, de compartir. Las terrazas se llenan de amigos, de parejas, de conocidos, de citas. La ronda de cerveza es un aliado de los atardeceres. Estamos más sueltos, más relajados, más serenos. El sol nos sienta bien. El olor a mar nos energiza y llena de buenas vibras.

“Ir a tomar helado” es la excusa más fácil para salir a la calle. La pileta se hace nuestro mejor amigo. Y ni siquiera el trabajo nos pesa tanto.

Ver el cielo azul, escuchar a los pájaros cantar, los árboles más verdes que nunca y flores por todos lados. Eso es lindo. Pequeñas cosas que nos sacan una sonrisa. Los días son más largos, la noche tarda en llegar y el sol está ansioso por salir. Sentimos que tenemos más tiempo para hacer cosas, que nada nos corre tanto. Ver a la gente contenta ya nos pone contento a uno.

El verano tiene ese “no se qué”. El verano es una danza del alma. El verano tiene brillo propio. Hasta la ropa de verano es genial. Es cómoda, es casual, simple, es colorida, es vibrante.

Pareciera que en verano no hay problemas. Sólo risas y más risas. En realidad, es un modo de vida, o un estado mental. Estado que deberíamos sostener a lo largo de todo el año. Porque el verano es la vida. La vida es eso. Es disfrutar de cosas pequeñas, es disfrutar de la naturaleza, es disfrutar del otro. Es puro disfrute.

El verano tiene ese “no se qué”…

P.