Paris Oui Oui

notre dame

¡¡Hola viajeros!!

Viajar es una de mis más lindas pasiones. Siempre es un buen plan. Escaparse dos días, 15 o un mes… me vale. Te abre la mente, te llena el alma, nos acerca a otras culturas con sus costumbres, sus hábitos y ritos.

Hoy les comparto mi escapada de 5 días a París, la ciudad del amor (para sonar cliché y un tanto cursi). En primer lugar, siempre tienen que sacar los vuelos entre países de Europa por aerolíneas LOW COST, o bien por tren. Tienen que ir comparando precios. En mi caso, conseguimos un aéreo ida y vuelta por 40 euros (¡¡!!) yendo con VUELING y volviendo con RYANAIR. DATO!!: ahora Ryanair obliga a despachar la maleta (sí, aunque entre en la cabina del avión) peeeero sin facturarla aparte. Con 5/6 días están muy bien de tiempo para recorrer la ciudad y disfrutarla a TOPE.

Comenzamos con el tour.

Para alojarse me parece impecable el barrio OPERA. Están muy cerca de varios puntos turísticos y, (IMPORTANTE), tiene una onda tremeeeenda. Muchos bares y restaurantes, Mucho happy hour en todos los sitios (y les cuento que por favor úsenlo porque si algo no caracteriza a París es que sea económico). Entre los lugares que más me gustaron para happy hour e incluso para cenar es LA COMETE (dirección: 19 Rue du Faubourg Montmartre). Súper recomendable, cocktails a 5 euros, buena atención, buena energía). En esa calle hay varios sitios que están buenos. Una de las noches cené en MAMIE BURGER (dirección: 21 Rue du Faubourg Montmartre). Por supuesto, hamburguesas. Muy ricas, con mesas que se comparten con otras personas. Ambiente tenue. Rico y bien de precio. Una avenida para tener en cuenta con los mismos fines: Boulevard Poissonniere. Recorrerla, investigar, descubrir, entrar en sus galerías (llenas de restaurantes, muchos de ellos con “menú de mediodía) y disfrutar.

DÍA 1.

Barrio latino. Uno de los puntos más turísticos de la ciudad, visitado por millones de personas al año. ¿Por qué es tan famoso? Por ofrecernos planes, visitas, paseos. Perderse entre sus callecitas y pasajes es el gran atractivo del barrio, mientras apreciamos y elegimos en qué bar o restaurante sentarse a comer y tomar algo. Su principal coordenada: la RUE HUCHETTE.

¿Qué visitar? Pueden aprovechar el día de la siguiente manera. Se despiertan y desayunan la clásica y famosa croissant francesa o pain au chocolat. Luego, se adentran en el barrio latino para visitar la Catedral de Notre Dame a un lado del Sena. De estilo gótico, sede de la famosa película de Disney y con una escultural vista panorámica de la ciudad desde su cúpula. No pueden perdérselo. La plaza donde está ubicada es bellísima. Luego, cruzan el río no sin antes detenerse para unas buenas fotos retinales y de cámara. Una vez del otro lado tienen que entrar a la Sainte Chapelle. No les lleva mucho tiempo porque es muy pequeña, pero con unos vitroux alucinantes pocas veces vistos. En ellos, hay más de mil pasajes bíblicos figurados. De estilo gótico iluminado, y se llama así por la luz que las vidrieras permiten que ingrese al lugar.

Al lado de la Sainte Chapelle nos topamos con la Conciergerie. En sus inicios, fue el palacio de los reyes de Francia (siglo X al XIV) para luego ser convertido en prisión en la época de la Revolución Francesa. Antes de visitar este edificio vean un tutorial de aquella época descripta como “período del terror” por la cantidad de ejecuciones llevadas cabo precisamente en la conciergerie. Comparto link: youtube.com/watch

Entre estas tres cosas llegamos a la hora de la comida y como estamos en este barrio tan lleno de opciones y diversidad de precios elegimos un lugar para sentarnos y descansar un poco.

Por la tarde, caminamos un poco más y llegamos a la universidad La Sorbonne, muy lindo edificio para apreciar desde el exterior. Luego, ahí cerca nos topamos con el panteón, sede de las tumbas de máximos exponentes de la ciencia, del arte y de la historia de Francia. Allí mismo podemos conocer el péndulo de Foucault con el que demostró el movimiento de la tierra. Al atardecer, les recomiendo comprarse un café y visitar los jardines de Luxemburgo. Muy lindo y señorial.

DÍA 2.

Como seguramente todos saben, París tiene varios museos pero los más destacados son el famoso Museo de Louvre, el Museo de Orsay y el Centro Pompidou. En el segundo día pueden decidirse por alguno de ellos, siendo la primera opción un SI O SI de París.

El Museo de Louvre es muy grande por lo tanto les puede llevar unas tres horas seguro (si no son mega fanáticos del arte). Pueden tomarse la mañana para visitarlo. Allí hay varias obras de arte que no pueden dejar de ver como La Gioconda y la Venus de Milo. En dicho museo, encuentran arte decorativo, obras arqueológicas y todo el arte anterior al impresionismo. Cuando salen del museo pueden pasear por los jardines de las tullerías que se encuentra entre el Louvre y la plaza de la concordia. Caminar entre sus caminos resulta de mucha magia y se topan frente con la vuelta al mundo de París y empezamos a ver el asomo de la torre Eiffel (paciencia, ya llegaremos a ese momento).

Durante el atardecer pueden conocer la Rue Champs Elysee. Caminarla de punta a punta, visitar las casas de moda más famosas y desembocar en el arco de triunfo. Vivir la ciudad iluminada. Hay muchos restaurantes por esa avenida, algunos un tanto costosos pero hay opciones más económicas.

DÍA 3.

¿Visitamos la torre Eiffel? Podría ser el gran momento de nuestra visita. Pueden subir a la punta de la torre tanto de día como de noche. Ambas opciones tienen su encanto. Yo lo que les diría es: Montmartre de día y la torre de noche. Es bellísima la panorámica de la ciudad porque se ve absolutamente todo. A medida que te vas acercando a la torre atravesando los champs de mars caes en la realidad de lo grande que es este monumento. Construido por Eiffel para la exposición internacional totalmente en hierro.

tour eiffel

Si la van a visitar cuando en la ciudad comienzan a prenderse las luces, pueden visitar antes alguno de los otros museos. El Pompidou es arte contemporáneo y me gustó mucho. El Orsay presenta artes plásticas y a mi me encantó. Es decir, les recomiendo ambos, todo depende del gusto de ustedes en el arte. Si visitan el Pompidou tienen que pasear por el barrio circundante que se llama le marais lleno de restaurantes y bares. Ideal para salir de copas.

DÍA 4.

Hoy toca visitar el Palacio de Versailles que se encuentra en las afueras de París por lo tanto pueden partir por la mañana y estarán volviendo pasada la hora del almuerzo. ¿Cómo ir? en RER: Versailles Rive Gauche, línea C. Ó tren: Versailles Chantiers o Versailles rive Droite. Parece difícil pero no lo es para nada. El palacio está considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y no sólo es bonito por su arquitectura, si no que también llama la atención por la extensión majestuosa de los jardines que lo rodean.

DÍA 5.

Y llegamos al último día de la estadía en París y queda por recorrer las callejuelas de Montmartre. Ese barrio bohemio y de artistas. Famoso por la plaza en donde varios artistas toman sitio con sus atriles y dibujan retratos de los turistas. Está el museo de Dalí, y el atelier de Picasso. Su principal atractivo es la Sacre Cour, no dejen de visitarla porque es bellísima. En su base pueden apreciar una vista panorámica de París. Busquen el muro del te quiero en todos los idiomas porque está buenísimo. Y, por supuesto, foto al Moulin Rouge.

montmartre

Y así, termina nuestro trip por París. Espero les haya gustado, aguardo comentarios y todas las preguntas que tengan. ¡¡Encantada de responder!!

P.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Viaja a Marruecos

marruecos portada

¡Hola viajeras!

En junio de este año, estuve de visita por Marruecos. La realidad es que no conocía nada del continente africano y buscaba fundirme en esa cultura, en esa realidad y en esa población.

Este país limita con el sur de España, por eso es que es muy común, si vas para allí, cruzarte a Marruecos y hacer un tour por los principales puntos. Eso hice yo. Tenía pendiente conocer dicho país desde el 2009 cuando hice el intercambio en Madrid por seis meses y aquí estoy, ocho años despues cumpliendo mi deseo.

Marruecos tiene costas en el océano Atlántico y el mar Mediterráneo y está separado de España por el estrecho de Gibraltar. Lo que hice yo fue reservar un tour con una agencia marroquí con una estadía de 5 días 4 noches. Me parece lo más correcto dado que es un país muy diferente a otros y se necesita de una guía para recorrerlo y que te lleve a lugares soñados. Incluso las distancias entre un pueblo y otro son muy largas. No es un país inseguro pero sí es una cultura y una religión muy distinta por lo cual podemos sentirnos un tanto incómodos al comienzo. El tour lo hice sola con un grupo de jóvenes de aproximadamente mi edad. Incluía hotelería con media pensión (habían algunas excepciones, de todos modos comer es muy económico) y traslados del aeropuerto al hotel y viceversa. Precio total: 250 euros. Idioma español. Aéreos no se incluyen (pero por compañías low cost son precios baratos). Si quieren conocerlos busquen “Viaje en Marruecos” por FB y se contactan por mensaje privado.

dunas

La primer ciudad que visitamos fue MARRAKECH, una de las más importantes del país sede de algunos patrimonios de la humanidad. En cuanto llegan, ya podrán tener un primer acercamiento a la cultura árabe del lugar. La ciudad está dividida en “ciudad vieja” o Medina por un lado, y fuera de las murallas (que sería como la ciudad nueva construida por los franceses). El hotel donde me hospedaba se encontraba en la parte viaje de Marrakech, a pocas cuadras de la gran Plaza que recibe el nombre de Jamma el Fna. Este lugar es uno de los principales puntos turísticos de la ciudad donde podrán adentrarse en sus callejuelas y perderse entre los mercados típicos. Abren a lo largo de todo el día y pueden encontrar platería, tejidos e hilares, y más. DATAZO!! Regatear precios!!!

Otro lugar de interés de la ciudad es la mezquita y madraza Ben Youssef. Por la tarde, es punto de reunión para los musulmanes que van a hacer sus rezos. Digno de ver porque no hay nada igual.

¿Qué comprar? La tetera de plata con los vasitos y la bandeja. Una tradición de la gente del país es agasajar a sus invitados con el té que los representa. Es una hermosa chuchería para tu casa. El té de menta pueden traerse como complemento.

Una vez recorrida la ciudad el objetivo es comenzar el roadtrip para llegar a la joyita del viaje que es el Sahara (¿ustedes sabían que SAHARA significa “desierto”? Por lo cual decir “desierto de sahara” no estaría bien). Comenzamos el viaje rutero y la primera parada que les recomiendo hacer es Kasbah de Ait Benhaddou. Es un recinto amurallado y, dentro del mismo, vive una población entera. Escenario de muchas series y películas de Hollywood (El Gladiador, Game of Thrones, entre otras). Su color es de un naranja intenso, característico de la tierra de allá. Este lugar fue declarado Patrimonio Nacional de la Unesco.

Desde allí, pueden seguir camino hasta las Gargantas del Dades. ¿Qué son? Es un valle muy profundo que se localiza entre el Alto Atlas. Una especie de zurco entre dos montañas altísimas. La naturaleza te atrapa. Alucinas. Para sacar fotos ruteras y de paisaje es perfecto.

Las Gargantas del Todra también es un lugar para hacer un stop y apreciar del maravilloso lugar. Es un valle entre montañas pero con un lago para refrescarse, relajar y divertirse un rato. Ya estamos próximos al Sahara y la emoción se comienza a sentir.

A los pocos kilómetros se encuentran las dunas del Erg Chebbi. Es una de las entradas al desierto y donde te esperan los dromedarios para brindarnos su paseo hasta el corazón del Sahara. Una GRAN experiencia altamente recomendable. La inmensidad de la arena, el atardecer en ese lugar, la paz y, una vez más… ¡GRACIAS NATURALEZA POR TANTA MAGIA! Esa noche dormí en carpa en el desierto y fue acostarse en el colchón y ver un millón de estrellas. La galaxia entera se abría paso ante mis ojos.

sahara

Cuando veía ese lugar todo tan igual, sin punto de entrada sin punto de salida, sin camino marcado, me preguntaba ¿qué hacer si te perdés? Me explicaron que siempre hay que saber en qué punto cardinal se encontraba la duna por la que entraste. De esta manera, y gracias al sol, podemos buscar el lugar. Si es de noche, la osa mayor te guiará hasta la salida también. Igual, ¡que no pase!

Y esto es todo. Mi viaje, mi experiencia. Si quieren saber más pueden dejarme mensaje o comentario y, feliz, se los respondo.

¡¡DISFRUTEN EL MUNDO!!

P.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ItalianTrip

¡¡Hola hola!!

En el anterior posteo, hablé sobre Roma y sus principales puntos de interés. Dado que el casamiento fue en Corbetta, dentro de las afueras de MILÁN, fuimos en tren hasta la capital de la moda y, allí mismo, alquilamos un auto para visitar todo el norte del país. Dada mi experiencia, debo recomendarles que NO usen auto en Milán: es muy complicado porque muchas de sus calles y avenidas principales son peatonales y cuesta llegar a destino, además de los parquímetros que hay en la mayoría de los lugares siendo difícil estacionar. DATO: agradezco el asesoramiento de Claudia Carzolio Viajes por armar este recorrido tan lindo y maravilloso, gracias por su atención y dedicación (web: http://www.ccviajes.tur.ar/).

Básicamente, Milán se caracteriza por ser la ciudad de la moda y del mundo fashion. Las galerías con sus techos alucinantes,  sus pisos de mármol y a cada uno de sus lados las marcas más famosas del mundo, hacen de las mismas puntos a recorrer. Asimismo, lo más lindo de Milán es perderse por sus callecitas. Uno de los lugares turísticos más importantes que ofrece la ciudad es el Duomo, su catedral. Para mí, una de las más lindas en cuanto arquitectura. Por fuera es de un blanco cristalino impecable, y por dentro es alucinante. Vale la pena subir a la cúpula porque durante el recorrido te encontras con vistas maravillosas. Otro lugar para visitar es el teatro alla scalla, famoso por su ópera.

Finalmente, les recomiendo caminar toda la vía del Mercanti porque desemboca en el Castelo tan famoso de Milán por sus extensos parque y museos que lo componen.

Allí estuvimos dos días (uno de ellos fue el casamiento) y luego comenzamos el road trip hacia los lagos tan famosos de Italia: el Lago di Garda y el Lago Di como. Primero hicimos stop en LAGO DI GARDA y, allí, en la zona de Gardone Riviera (pueblo de descendencia alemana). Su mayor atracción es el lago que bordea el lugar de color azul petróleo, y tan transparente que te zambullís en el sin dudarlo (y eso que los patos nadan a tu alrededor). El pueblo típico del lugar es colina arriba, muy pequeño pero coqueto. A su vez, tiene el embarcadero donde zarpan los barcos que te llevan de excursión a otras islas que están cerca, siendo la principal y más famosa Sirmione. Nosotras fuimos a pasar la mañana y almorzamos allí mismo: es pequeña, la recorres en poco tiempo pero está llena de boutiques, restaurantes y heladerías. Allí, los cucuruchos y helados de fragola son la perdición. Cuando volves, en la zona del embarcadero también hay muchos lugares para almorzar y/o cenar.

Garda 1

Al tercer día, agarramos el auto y fuimos para COMO donde el lago forma una bahía que tiene de fondo a los Alpes Suizos. Por la mañana, les recomiendo recorrer los alrededores del lago a pie y luego entrar al parque que lo bordea y almorzar en Caffe Maya. Te hace sentir como estar en el Hide Park de Londres dado que se encuentra en el medio del parque rodeado de árboles, verde y lago. De allí, vayan directo al otro lado del lago (literal) ya que se encuentra el funicolare que te lleva a Brunata (un pueblo bien arriba de la montaña). Podrán apreciar una vista panorámica de la ciudad alucinante. Encima, ¡¡muy barato!! 5 euros ida y vuelta.

como

Cuando llegué el primer día, creía haberlo visto todo y me decía: ¿qué hago ahora? (tenía un día más). Cuando me fui del lugar me decía: ¿por qué me voy? ¡Cómo voy a extrañarte Como! Así tal cual. Porque conocí su centro histórico, su gente, sus calles, y cómo se vivía en ese lugar. No hay nada puntual por conocer y, al mismo tiempo, todo por recorrer. Perderse por sus calles y caminarlas para un lado y para otro una y otra vez. Así, llegué a una enoteca donde comí una de las mejores tabla de fiambres y quesos que pude haber comido, y a las piazzas Duco y Volta para  cenar ya que se prenden las luces y es, simplemente, magia. También desde aquí, tienen varias islas para conocer siendo las principales Bellagio y Tremezzo. Se puede ir a una de ellas, o bien sacar el ticket “daily” que hace parada en todas y podes elegir a cual ir.

En Como estuvimos dos días y nos fuimos para la zona de la Liguria donde visitamos ST. MARGHERITA. Es una zona de playa muy pequeña pero alucinante en cuanto paisaje. La playa, en sí misma, no es la ideal porque está llena de piedras lo que hace un poco incómodo que te acuestes a tomar sol. Por supuesto que hay servicio de reposeras y sombrillas que salen 35 euros aproximadamente por día. Lo maravilloso de este lugar es que se encuentra a 5 kilómetros de Portofino, y a una parada de tren de Camogli. Con respecto a PORTOFINO, ¡qué decir!: paradisíaco, romántico, mágico, tranquilo, jet set europeo, y todo lo que pueden soñar. Cuando dicen “lo que importa es el camino” es tal cual. Caminar desde St. Margherita a Portofino es más o menos unas dos horas pero constantemente te estás encontrando con vistas que son una locura en cuanto belleza y atracción. Vale realmente la pena hacerlo, y siempre tienen la posibilidad de parar a descansar. En mi opinión, es ideal para caminar con el atardecer y llegar allá para cenar.  Por supuesto, está la posibilidad de tomar un bus que los lleva hasta el lugar, y también los trae de vuelta. Tarda unos 15 minutos y sale alrededor de 3 euros.

portofinost margherita

CAMOGLI es un pueblo que queda a una parada de St. Margherita, para el lado de Génova. Es muy antiguo y está la bahía de San Fruttuoso con restaurantes alrededor. Allí pueden encontrarse con las típicas sábanas blancas colgadas desde las ventanas, tan características del tano bien tano. No hace falta sacar los tickets del tren con anticipación, siempre se encuentra lugar.

De allí, nos fuimos a PORTOVENERE en la zona de La Spezia. Estuvimos un día, y alcanza completamente. Literal, es todo lo que ven en una foto. Mar, borde y casas de colores. Detrás, dos calles que te llevan a la iglesia de San Pietro donde se ve uno de los mejores atardeceres que vi en mi vida (si no el mejor). Piérdanse en esas callecitas, nada van a disfrutar más. Hicimos una excursión en barco que duró unas tres horas y nos llevó a las Cinqueterre siendo las más interesantes para bajar y conocer Ríomaggiore y Venezza (en la primera comimos unos mix de calamari ri quí si mos). El total fue de 30 euros.

Al día siguiente, agarramos nuevamente el auto y partimos hacia la región de la toscana para comenzar nuestro tour en esa zona de viñedos que tanto me gusta. Dividimos la estadía en dos zonas, VÍAREGGIO y CORTONA. En cada una estuvimos tres días. Comenzamos por VÍAREGGIO que fue la primera parada. Es una zona de playas extensas con balnearios que brindan servicio de reposeras y sombrillas, como así también de piscina y restaurante-bar. (fui dos noches a Catalina y me encantó). Puntualmente en el lugar, hay dos barrios para recorrer: Forte de Marmi y Pietra Santa. Luego, cerca de Víareggio se encuentra la ciudad de Lucca y Pisa. Lucca es la ciudad donde nació el compositor Puccini y su casco histórico se encuentra amurallado y consta de 4 kilómetros de extensión. Me resultó un lugar divino y, de hecho, volvimos dos veces. La segunda llegué a la mañana, me quede a almorzar y luego volví a Víareggio donde alquilamos dos bicicletas con mi mamá y recorrimos todo el lugar. Su parque lleno de árboles y bosque, y bordeando la playa. Pisa no tiene demasiado, es simplemente llegar a la piazza para conocer su catedral y la torre pendente (y sacar la típica foto).

Y así llegamos a CORTONA, mi lugar en el mundo. Me enamoré de este pueblito que se extiende por entre la colina haciendo del lugar algo mágico. Eso es Cortona, es magia. Por empezar, allí se grabó la película americana “Bajo el sol de Toscana” (para que no se la pierdan, Bramasole se llama la casa de la protagonista y la pueden encontrar. Es de color rosa y tiene escrito su nombre en la entrada) y les aseguro que representa fielmente cómo es ese lugar. Caminar por esas calles, y esos locales, y que la gente se salude entre sí, y que todos se conozcan, y cumplan sus roles, y el sol que entra por entre los costados, y las campanadas de la iglesia avisando que es hora de la misa. Todo es imperdible. Hay hoteles en el medio de ese pueblo, o bien fuera de él, más abajo de la colina. Las vistas panorámicas son sagradas, te dan un paisaje muy típico de lo que es la toscana. Como saben, es zona de viñedos y bodegas por lo cual la degustación de vinos no puede faltar. Yo la hice en la bodega Baracchi, que además ofrece una visita guiada a sus viñedos (mi estadía fue en Il falconiere que es de ellos, por ende allí se encontraba uno de sus viñedos). También deben visitar la cella y chiesa de San Francisco (esto es, la tumba e iglesia de San Francisco, súper emocionante). DATO DE COLOR: en Cortona se grabó una de las primeras escenas de La vida es Bella cuando van al Teatro Signorelli a ver una ópera. De hecho, allí cené una vez con la vista de la piazza, y es un recuerdo incomparable. Y otro más: hay varios locales con artesanías hechas en la cerámica típica del lugar en color verde y crudo. Yo me compré unas chucherías en “L´antico cocciaio” en donde me atendieron súper amablemente y hasta me explicaron y mostraron cómo las hacían.

Del pueblo de Cortona tienen cerca: a una hora, Florencia (arte, historia y cultura. Museos, Catedral de las más lindas para mí junto con la de Milán). También a misma distancia tienen para visitar Siena (que le compite en su catedral a la de Florencia). A 30 minutos se encuentra Montepulsiano que es un pueblito pequeño pero divino, y si tienen tiempo pueden visitar ASSISI (yo no pude porque tuve que volver a Roma).

florencia

Y aquí termina mi viaje, nuevamente en Roma, una noche más. Para luego volver a Buenos Aires. Este viaje no me lo quita nadie. Fotos retinales. Memoria emocional, la que quieran. Paz, descanso, pasión, alegría, historia, caminata, y todo lo que un viaje de tales características puede tener. Ojalá les sirvan los datos que están basados literalmente en mi propia experiencia. A veces es difícil reducir en un escrito todo lo vivido en 20 días.

Disfruten!!!!! Inspírense!!!!

P.

A Roma con amor ♥ ♥

Holaaaaaa!!!

¿Cómo andan? Yo queriendo revivir un viaje hermoso que comencé el 21 de junio de este año, y lo terminé el 11 de julio. Estoy sentada con mis anotaciones al lado para compartirles a ustedes info, datos, consejos y todas las cosas que pueden servirles si están planeando las vacaciones.

Fui invitada a un casamiento en Milán por lo cual aproveché y armé vacaciones en Italia. Ya había estado años atrás en ese país cuando vivía en Madrid, y había visitado las ciudades típicas: Roma, Florencia, Venecia y Milán. Por eso, lo que hice este año fue el norte de Italia y lo que les puedo decir es que es una LO CU RA. El viaje lo hice con mi mamá, fue un viaje de madre e hija y (otra cosa que puedo decirles): armen una escapada con sus madres!!!! No tiene desperdicio y es una de las cosas más lindas que pueden hacer en la vida. Italia tiene ese “no sé qué”. Tiene vida. Tiene swing. El idioma, la música, su comida, sus aperol, su historia, su arte, sus hombres italianos, sus calles, sus panorámicas, su todo.

Siempre digo que no se puede ir a Italia sin pasar por ROMA (sumado a: “todos los caminos conducen a Roma”), de ahí que hayamos arrancado el viaje en esta maravillosa ciudad. Y cuando digo que es maravillosa lo digo por todo lo que tiene, lo que implica, lo que inspira. Hablar de Roma es hablar de arte, cultura, historia, aperitivos, gente, piazzas, música, callejuelas, magia. Con respecto a sus accesos, debo decirles que cuenta con sólo tres líneas de metro y distintos buses, y no te acercan a muchos lados. Pero lo bueno es que todas las atracciones, museos y piazzas están cerca y, tranquilamente, se pueden hacer caminando. De hecho, te va a gustar caminar Roma (y perderte, y volverte a encontrar).

Las principales piazzas de Roma son las siguientes: Navonna, Popolo, Trevi, Spagna y Panteón. Todas tienen su encanto y su sello particular. Voy a comentarles el recorrido que hice en Roma y que me iba llevando a los distintos puntos turísticos. Un día empezaría visitando el Vaticano, esto es la basílica (subiendo también a la cúpula donde hay una vista panorámica de la ciudad hermosísima) y el museo (es muy grande por lo cual lleva bastante tiempo). DATO: para entrar al Vaticano deben ocultar piernas y hombros, entonces si hace calor y están libres de ropa pueden comprarse unos pareos muy baratos que venden ahí mismo y disfrazarse un poquito sólo para entrar, o bien ya ir preparadas desde el hotel. OTRO DATO: los miércoles el papa Francisco hace las audiciones en donde sale a la plaza y se acerca a las personas, así que consideren que para entrar al Vaticano tiene que ser después del mediodía. Una vez hecho todo esto, pueden ir al Castelo San´t Angelo que es un monumento romano ubicado a orillas del río Tíber (hermoso para fotos) y que se puede visitar por dentro. Está muy cerca de la ciudad del Vaticano. También cerquita, y al otro lado del río, se encuentra primero Campo dei Fiori y luego Piazza Navonna. Según horarios y cuán cansados estén son dos puntos que a mi me enamoraron y son ideales para almorzar o cenar. Campo dei Fiori es un mercado al aire libre que abre todos los días y en el cual se pueden encontrar frutas y verduras de la mejor calidad (coman naranjas con la mano ahí mismo que son una delicia, van a ver unos cherrys nunca vistos, y los vasos de frutas cortadas son para no perdérselos), diferentes puestos que venden especias típicas del lugar y pasta de las formas que se te ocurran. También, las mejores flores y puntos para comprar ropa, carteras de cuero y accesorios a excelente precio y de muy buena calidad. A la noche, el mercado cierra, se prenden las luces y los restaurantes hacen del lugar la posibilidad de una muy linda velada. Piazza Navonna es la piazza que a mi más me gusta por su amplitud, sus estatuas y fuentes en el medio y los bares y restaurantes a su alrededor con sus mesitas afuera. Siempre hay italianos haciendo algún show, y nunca falta la música de fondo. Realmente te sentís en una película (aunque eso mismo pasa en otras piazzas también).

Con respecto a la Fontana di Trevi y la Piazza del Panteón, son dos puntos que se pueden hacer uno seguido del otro porque están casi que a la vuelta. Primero pasaría por la fontana, y tiraría la moneda con los deseos (de espaldas, ¡recuerden!). La misma estuvo cerrada bastante tiempo por remodelación por lo tanto está impecable con agua de un color turquesa increíble. De ahí, me iría para el Panteón. Si quieren pueden entrar a visitarlo (e a elección personal, considero que no es súper imprescindible verlo por dentro). Les recomiendo almorzar en la piazza: hay un lugar para darse una buena panzada de quesos y fiambres (que son tan ricos en Italia) que se llama “Pizzicheria Romana”. Es una cosa de locos. Picada con vino blanco… sin palabras.

fontana di trevi

Luego tenemos la Piazza Spagna con su imponente escalinata. Es ideal para llegar y sentarse en uno de sus tantos escalones para apreciar la fuente que hay en su base, los turistas, la música, y dejarte sorprender. Arriba de todo, hay un wine bar ideal para tomar un aperitivo al atardecer porque el sol cae ahí. De la piazza, sale la vía Condotti que es la calle “fashion” por tener las principales marcas internacionales de moda. En las callecitas que la cortanpueden encontrar varios restaurantes y elegir el que más les guste para cenar.

La última piazza que nos queda es la del Popolo (la piazza del “pueblo”, históricamente hablando). Lo que hice yo fue caminar toda la vía Del Corso que es una calle peatonal con todos locales de ropa la cual desemboca precisamente en esta piazza. Otra calle para caminar es la vía Veneto que termina (o comienza) en Villa Borghese que es un parque muy grande, también muy lindo para caminar mientras nos tomamos un helado. En Veneto, los restaurantes son muy lindos pero también muy caros.

Por último, dos puntos más para visitar y conocer. Para hacer un poco más de historia, debemos visitar el Coliseo y el Foro Romano. Lleva mucho tiempo porque el foro es muy amplio, y a veces las filas para entrar al Coliseo son eternas. Les puedo asegurar que cuando entré al Coliseo ,aquel 2009 cuando visité Roma por primera vez, se me puso la piel de gallina. Todo lo que pasó ahí, la historia que encierra, es imponente, es increíble. (DATO: la parada del metro es Termini).

Un barrio espectacular para visitar por lo bohemio y artístico es el Trastevere. Se encuentra del otro lado del río Tíber, un poco alejado de las atracciones anteriormente nombradas, pero vale la pena ir a cenar y también a almorzar. Son dos experiencias muy distintas ya que el almuerzo es más relajado, y para la noche hay toda una serie de restaurantes uno al lado del otro a orillas del mismísimo río.

Trastevere

Escribiendo me di cuenta que es mucho lo que hay en Roma y el post, por ende, se hizo bastante extenso. De tal modo, subo esta primera parte de Italia que tiene a Roma como protagonista de experiencias y vivencias, y la continuación en una próxima entrada. No se la pierdan porque hay mucho más!!!

Ojalá les sirva!!! y por favor quiero sus consejos también. Todo suma y sirve.

P.