Signos: SAGITARIO

sagitario

Siguiendo la rueda zodiacal nos encontramos con el signo de Sagitario. Si bien su elemento es el fuego, considero que es más tranquilo que sus compañeros. Como ya hemos visto, los signos de fuego son pasionales, con energía muy alta, intensos. Sagitario, por supuesto que cumple con esta línea pero lo hace desde otro lugar, tal vez más espiritual.

Su elemento le da fuerza para ir adelante en pos de sus metas y objetivos. Cero temeroso pone primera y comienza su viaje. Tiene gran capacidad para fluir en ese camino emprendido, disfrutándolo y viviéndolo a tope. Tiene esa cuota de “llevar luz a la oscuridad”. Es un signo de búsqueda espiritual. Se interesan por el significado de las cosas y les gusta descubrir el sentido a todo lo que tienen a su alrededor.

Tienen una energía expansiva. Son entusiastas y optimistas. Despliegan alegría, y la contagian a las personas que tienen al lado. Así son los sagitarianos. Vivaves, divertidos, libres.

Desde su lado inarmónico, esta energía puede manifestarse con excesos: en gastos, en lujos. Asimismo, podemos encontrarnos con personas impacientes que se creen dueños de la verdad y fanfarronean con eso. Un tanto inestables en sus opiniones.

Frase de cabecera: YO COMPRENDO.

¿Qué trabajar con un sagitariano? Encontrar el medio y la calma con el fin de recuperar energía. A veces, ser más reflexivos y menos impulsivos.

Nos quedan tres signos: Capricornio (tierra), Acuario (aire) y Piscis (agua). De esta manera, damos por terminada la vuelta alrededor de la tierra.

P.

 

 

 

Anuncios

Signos del zodíaco: Leo

LEO

Signo de FUEGO. Tal cual el elemento: es una llama que no se apaga. Avanza sin miedos, con confianza y seguridad. Nadie lo para. Líder nato. Nació para ser el centro de atención (su planeta regente: el sol, centro del universo). Busca reconocimiento y aprobación. Tiene fuerza. Vibra alto, a veces demasiado.

Las personas nacidas bajo el signo Leo tienen brillo propio. Son carismáticos por naturaleza y de una gran generosidad y nobleza. Les gusta ayudar a los otros e, incluso, incentivan y motivan a las personas de su alrededor para que logren sus metas. Impulsan. Ocurre que tienen mucho ego y buscan, necesitan, ser admirados. Esto, en muchos casos, puede jugarles una mala pasada.

Los leoninos tienen vitalidad. No suelen victimizarse y, ante los obstáculos, trascienden e intentan de nuevo. No se amedrentan fácilmente. Puede que no tengan muchos amigos, aunque vamos a encontrar un séquito alrededor de personas Leo. Pensemos en una Madonna o un Mick Jagger: reina y rey de la música. Eso es Leo,

Ahora bien, a veces pueden pecar de dichas características e irse para el otro extremos. Ser demasiado EGO. Altivos, soberbios, orgullosos, personas bien “yoicas” (esto es, “yo yo yo”). Generalmente, les cuesta aceptar las críticas de los otros y no reconocen sus propios defectos. Las ganas de reconocimiento y aprobación puede convertirse en ansia de poder. ¡GUARDA LEO! No te vayas de mambo…

Su frase: YO PUEDO

Su símbolo: EL LEÓN

¿Qué trabajar con una persona nacida bajo este signo? Su energía, a veces arroladora. El desarrollo de la empatía, esto es, tener en cuenta al otro, escucharlo, dejarlo formar parte. Hay un otro en la escena y ambos deben tener ese tiempo.

P.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Signos del zodíaco: Cáncer

¡Hola a ustedes!

Este signo se hizo esperar, pero aquí estoy presentándolas al primer signo de agua de la rueda zodiacal. Ya sabemos por el post de “Los cuatro elementos” que agua representa a las emociones. Cómo expresamos lo que sentimos, somos reservados o más bien expresivos, sensibles o fríos. De esto se trata.

El signo de cáncer es emoción pura. Es el signo “maternal y protector” por excelencia. Son personas sensibles que buscan dar y recibir afecto. Tienen mucha vida interior que, en muchas ocasiones, eligen guardar. Los cancerianos son reservados con sus sentimientos y se caracterizan por ser muy vulnerables ante las circunstancias externas.

Contenedores y cuidadores de “su” gente. Les gusta generar lazos afectivos y sentirse parte de su sistema, de su grupo, de su familia. Tienen mucho apego a la figura materna, sobre todo en el caso de los hombres cáncer. Pueden ser muy apegados y costarle los cambios. El proceso de adaptación les lleva tiempo. Incluso, en muchos casos pueden tener heridas emocionales del pasado que aún no cicatrizan.

Como signo regido por la luna, las personas nacidas bajo el signo de cáncer tienen un humor cambiante según como está la luna. En un mismo día pueden pasar del buen humor al mal humor, sin escala.

Un cáncer inarmónico va a tener excesivo miedo al futuro: los cambios, la incertidumbre, se le hace cuesta arriba. Dada su tendencia a la contención afectiva, pueden resultar en algo sobreprotectores e, incluso, generar una dependencia afectiva con el otro. En algunos casos, podemos encontrar mucha nostalgia y melancolía: “siempre tiempo pasado fue mejor”.

¿Qué podemos trabajar con un cáncer en terapia? La independencia afectiva, la baja tolerancia a la incertidumbre, proponer actividades o pasatiempos con base en la intuición (tan característica de los cancerianos).

Espero les haya gustado el post. ¡¡AMO LA ASTROLOGÍA!!

P.

Los cuatro elementos

elementos

Existen cuatro principios básicos que rigen la naturaleza. Dichos principios representan cada uno de los elementos que componen todas las estructuras materiales y organismos, incluido el ser humano. Es decir, todo está constituido por estos elementos y la disposición de los mismos es variable. Si alrededor del ser humano hay energía y todo está hecho de elementos básicos, concluimos que la persona también lo está.

Los cuatro elementos son: FUEGO, TIERRA, AIRE y AGUA. Constituyen la base de la carta natal y, desde la astrología psicológica, podemos conocer la personalidad potencial de la persona atendiendo al balance de los elementos en su carta. Históricamente hablando, Carl Jung fue el primer psicólogo en establecer un acercamiento a la persona sobre la base de cuatro arquetipos psicológicos. Los mismos representan cuatro funciones del psiquismo humano: INTUICIÓN-SENSACIÓN-PENSAMIENTO-SENTIMIENTOS. Una de ellas sobresale del resto pero, para estar en equilibrio, se debe balancear su disposición.

Cada uno de los elementos se manifiesta a traves de una de estas funciones psíquicas:

FUEGO-INTUICIÓN

TIERRA-SENSACIÓN

AIRE-PENSAMIENTO

AGUA-SENTIMIENTO

El FUEGO irradia vitalidad, energía, acción, iniciativa. Los signos de fuego (Aries, Leo, Sagitario) tienden a ser proactivos y pasionales. El fuego avanza. La TIERRA (Tauro, Virgo, Capricornio), que se manifiesta a traves de la sensación, tiene en cuenta sus percepciones sensoriales y responde al sentido común y práctico. De ese modo, vivencia sus propios límites. Los signos de AIRE (Géminis, Libra, Acuario) son grandes comunicadores, y están constantemente asociando ideas y pensamientos. Muchas veces, se pierden en los mismos y atienden poco a sus sentidos externos. Finalmente, el AGUA  (Cáncer, Escorpio, Piscis) es pura emocionalidad. Proporciona afecto, nos nutre.

En nuestra carta natal, siempre habrá uno o dos elementos que predominan sobre los otros. Conocer sobre las características de los mismos nos facilitará conocer y comprender a la persona que tenemos frente. Esto nos guiará en el trabajo con un otro, o en los consejos cotidianos que podemos brindar a amigos o familiares. Cuando un elemento se encuentra en exceso perturba, no tanto a la persona en sí misma, si no a los demás. En cambio, cuando hay carencia la persona tiene más registro de ello. En ambos casos puede trabajarse y, en contadas ocasiones, son los otros elementos quienes facilitan la cuestión.

Como podemos ver, los elementos son importantes para comprender nuestra personalidad pero también lo son como organizadores y principios básicos del universo en su totalidad. Ejemplo de ello, es la limpieza de las piedras cuando adquirimos una nueva. Su energía se limpia usando cualquiera de estos cuatro elementos. Una manera puede ser hundiéndola en la tierra de una maceta, o colocándola en un vaso con agua (se le puede agregar sal o no, según elección personal). También, dejándola bajo el sol o con el humo del incienso. Siempre se las deja reposar una noche o un día.

Ojalá les haya interesado el post tanto como a mi.

P.

 

Direccionar la energía

merecer

Energía. La vida es energía. El universo también lo es. Y todo lo que vemos y tocamos son manifestaciones de esa energía. Vos, yo, cada uno de nosotros, somos parte de esa energía.

Desde este punto, la vida es transformación, y es uno quien elige en qué queremos transformar nuestra experiencia. Por eso, se vuelve importante saber direccionar nuestra energía para crear la vida que uno quiere tener. Mientras no sepamos exactamente hacia dónde estamos yendo, cuál es nuestra gran meta, qué deseamos o qué necesitamos, experimentaremos confusión, dudas, debilidad. Cada paso nuevo se verá obstaculizado. Sentiremos que las cosas nos cuestan, que no salen como nos gustaría, y no entendemos porqué.

Ocurre que, durante todo ese rato, nuestra energía está fluyendo de una cosa a la otra, algo así como “vagando de aquí para allá”, sin nada concreto a lo que aferrarse. Hoy ponemos la atención acá, y mañana ponemos la atención allá. Y así pasan los días. Estamos “en el limbo”.

A la energía hay que darle una forma. Y, para eso, lo primero que debemos tener es una idea clara de qué queremos para nuestra vida. Lo que sea. Y visualizarlo de la forma más detallada posible. Y amarlo con cada una de nuestras partículas. Y abrazarlo con el alma entera. Y sentirnos merecedoras de eso. Entonces sí, la energía la estamos direccionando correctamente. Tiene un foco, y hacia allí va.

Entonces, de repente, vemos que las cosas comienzan a darse. No hay obstáculos. Las oportunidades aparecen. Sólo existen soluciones. Los caminos se abrieron. Porque el universo entero conspira a tu favor.

No olvidar:

  • visualizar con fuerza,
  • amar con fuerza,
  • saber con fuerza cuánto te lo mereces,
  • creer con fuerza.

Recuerda siempre: cuando sabemos lo que queremos y hacia donde queremos ir, la magia se hace en nuestra vida. Todo el universo es nuestro, está dentro de cada uno de nosotros.

P.

Signos del zodíaco: Géminis

geminis 1

En anteriores posteos, estuvimos compartiendo las característicos de Aries y Tauro. Hoy nos toca hablar del signo que sigue en el zodíaco: Géminis. Signo de aire. Y, haciendo referencia a su elemento principal, ya podemos dilucidar algunas cuestiones. Los geminianos son grandes pensadores y comunicadores. Les interesa aprender nuevas cosas todo el tiempo, incluso dejando inconclusas algunas de ellas ya que uno de sus principales rasgos es la inconstancia. Les gusta la novedad pero se aburren rápidamente.

Las personas nacidas bajo este signo viven en “una búsqueda constante”: nuevos aprendizajes, nuevos procesos, nuevas relaciones. Suelen vivir en sus ramificaciones mentales que, luego, les interesa transmitirlas. En este sentido, tienen cierta postura “infantil” a la hora de sumergirse en la curiosidad de lo novedoso. Se encuentran en un constante movimiento mental y verbal. Nunca se quedan con una alternativa, sino que buscan varias opciones y varias actividades al mismo tiempo.

Géminis tiene gran capacidad de adaptación a nuevas situaciones y acontecimientos, su rapidez mental e innata curiosidad lo llevan a aprender a actuar rápidamente cuando así lo requiere el hecho.

Ahora bien, ¿recuerdan el dicho “quien mucho abarca poco aprieta”? Le pega perfecto a los geminianos. Nada los describe mejor. Por su misma necesidad de aprender, buscar, conocer, y estar siempre en la novedad, puede mostrarse superficial en sus actividades pero también en sus relaciones afectivas. La inconstancia los lleva al cambio constante, me atrevería decir que son “aburrideros”. Tal vez, un tanto inconformistas.

Planeta regente: Mercurio.

Color: amarillo, celeste.

Piedras: turmalina multicolor, ópalo.

Por esto es que me gusta tanto la astrología. Si bien los signos es tan sólo un pequeño aspecto de todo lo que podemos leer en cada persona a partir de la ubicación de los astros en su momento de nacimiento, nos acerca a la individualidad de cada hombre. Nos manifiesta las luces y las sombras, todo aquello que tiene en potencia. Nos ilumina en lo que, desde la psicología, podemos hacer foco para realzar aquellos aspectos positivos y atenuar los negativos. Estar atentos, se dice.

P.

Signos del zodíaco: Tauro

tauro

En este nuevo posteo, comparto algunas características generales del signo Tauro. Un dato interesante es que cada signo tiene relación con los dos que tiene a su costado, es decir, en este caso Tauro vendrá a estabilizar las energías elevadas que representa el signo de Aries y, al mismo tiempo, le preparará el terreno para que se manifiesta su sucesor Géminis.

Las personas nacidas bajo este signo de Tierra buscan la solidez y la permanencia de lo logrado. Son lentos en su accionar, pero cada paso es a conciencia y pensado previamente. “Tiende a conservar”, esto es, tiene como intención quedarse en la comodidad lograda y, si no hay una gran motivación (que, generalmente, responde a algo práctico o productivo) no se mueve de su lugar. Comparte con los otros dos signos de tierra (Virgo y Capricornio) el sentido de lo práctico.

Fiel, paciente, perseverante. Consigue lo que se propone guiado por sus sentidos físicos y memoria experiencial. Es un gran almacenador de vivencias. “El guardián”: de lo propio, de lo logrado, de sus bienes, de sus relaciones.

Ahora bien, como ya sabemos cada signo puede mostrarse de manera negativa. En este caso, los taurinos corren el riesgo de ser extremadamente sedentarios y rutinarios. Prefieren mantener el status quo de todas las cosas, votan lo conocido más que lo novedoso, de tal modo que eligen quedarse en el lugar en el que se encuentran. A veces, pueden ser aburridos. Incluso, la característica que tienen de cuidar y ser guardianes de sus bienes y objetos más preciados pueden volverlos posesivos en sus relaciones afectivas. En ocasiones, se torna inflexible lo que dificulta su adaptación ante adversidades o cambios.

Color: verde.

Piedras: zafiro, jacinto.

Planeta regente: Venus.

Aquí, les dejo brevemente las generalidades de las personas de Tauro. ¡Les mando saludos a todos los toros que andan sueltos por ahí!

P.

Signos del Zodíaco: Aries

ARIES

Hola chicas,

Para los que no lo saben, comencé a estudiar astrología y estoy súper enamorada de esta ciencia que nos abarca desde el primer aliento de vida. Ayer pregunté en instagram si les inetersaba que vaya compartiendo signo por signo sus características principales. La respuesta de muchas seguidores fue un SÍ tajante, por eso aquí estoy, escribiendo sobre el primer tránsito del sol en el signo de ARIES que comienza el 21 de marzo. DATO DE COLOR: los rasgos aquí descriptos son potencialidades que implica dicho signo, por supuesto luego pueden verse exaltados o rebajados según la disposición de los elementos en el mapa natal y las posiciones de los planetas en las distintas casas.

Signo de FUEGO: esto nos habla de un signo con espíritu elevado y energía expansiva. Personas con gran fe en sí mismas. Entusiastas. “El fuego avanza”, a veces de forma arroladora, sin piedad.

Las personas de Aries en particular necesitan sentirse con libertad y estar en acción; avanzan siempre hacia alguna meta y los obstáculos no les son propiamente impedimentos. “Las cosas se hacen ya o no se hacen”. Aries es valiente, tiene garra. No son rencorosos, y tienen un particular carisma atractivo. Optimistas. Intuitivos.

Asimismo, todos los signos pueden mostrarse, también, en su forma negativa. En este caso, dicho signo puede pecar de falta de control y sensibilidad hacia los demás. En ocasiones, son abrumadores e impacientes. Puede manifestarse como agresivo y violento, y pasar por encima de quien lo rodea por su ansia e impulsividad.

En temas de compatibilidad, Aries se lleva bien con los signos de aire (Libra, Acuario, Géminis) quienes le pueden dar ciertas ideas que nuestro signo con su fuego pondrá en marcha. En contraposición, es incompatible con signos de agua (Cancer, Escorpio, Piscis) y y signos de tierra (Tauro, Virgo, Capricornio) por ser signos más emocionales y firmes.

Planeta regente: Marte

Color: rojo

Piedras: diamante, coral

Frase: “O bien hallaremos un camino, o bien lo haremos”

Espero les haya gustado, próximamente se vienen los otros signos.

P.

 

 

 

 

 

Hacerse fuerte

universo

Buen día gente linda,

Estaba pensando en el dolor. Estaba pensando en la vida cuando tenemos un problema. Cuando no encontramos una solución, o al menos no la vemos. Estaba pensando en qué hacemos nosotros con eso, cómo luchamos, cómo pensamos. Estaba pensando en nuestra actitud ante el problema.

Tenemos momentos en los que nos sentimos superados por la situación. Sentimos que nuestra fuerza pasó a ser una debilidad. Nos sentimos frágiles ante las circunstancias. No hay luz al final del túnel, y todo parece oscuro. Sin salida, sin escape.

Y leemos mil frases de aliento. Y leemos millones de textos que nos explican cómo vivir la vida, cómo ser inteligentes ante las adversidades. Y miramos un montón de videos motivacionales. Y nada parece servirnos. Nada parece poder ser aplicado.

Y escuchamos una frase que dice algo así como que “en el momento malo de nuestras vidas crecemos” y otra algo así como “no te das cuenta pero ÉSTE es tu mejor momento”. Y nosotros nos quedamos mirando como diciendo “ah sí? explícame por qué si yo la estoy pasando fatal”. ¿Alguna vez les pasó algo parecido? A mi hace muy poquito, y todo esto que les digo lo viví, lo sentí (y por momentos me sigue pasando).

Todos los días abro los ojos con el propósito de confiar más en el universo perfecto y el plan que nos tiene preparado. Con el propósito de hacerme fuerte ante las adversidades. Porque la realidad es que todo eso que vemos, leemos y escuchamos es TAL CUAL. Si existe el problema, existe la solución. Si la solución no existiera, el problema no sería tal. En cualquiera de las dos formas, ¿qué sentido tendría preocuparnos? Sólo hay que ocuparse: sin sufrimiento. Como me dicen en meditación: “el sufrimiento lo crea la mente”. ¿Por qué? se estarán preguntando. Porque es la mente la que, ante el problema, construye escenarios, construye consecuencias, construye fatalidades. El problema en sí mismo vino a ayudarnos a crecer, ayudarnos a ver algo que no veíamos, ayudarnos a cambiar, ayudarnos a ser más fuertes. Sólo es cuestión de aprender esto y que nos nos inunden los productos de la mente, y que no nos ahoguemos ante la adversidad.

Todo pasa. Todo cambia. Todo sigue. Vos, yo, ellos, la vida. Abracemos al problema. No luchemos contra él. Si no con él.

¡¡Besos!!

P.