V E R A N O

verano

El verano tiene ese “no se qué”. La gente se ve más alegre, con ganas de encuentros, de compartir. Las terrazas se llenan de amigos, de parejas, de conocidos, de citas. La ronda de cerveza es un aliado de los atardeceres. Estamos más sueltos, más relajados, más serenos. El sol nos sienta bien. El olor a mar nos energiza y llena de buenas vibras.

“Ir a tomar helado” es la excusa más fácil para salir a la calle. La pileta se hace nuestro mejor amigo. Y ni siquiera el trabajo nos pesa tanto.

Ver el cielo azul, escuchar a los pájaros cantar, los árboles más verdes que nunca y flores por todos lados. Eso es lindo. Pequeñas cosas que nos sacan una sonrisa. Los días son más largos, la noche tarda en llegar y el sol está ansioso por salir. Sentimos que tenemos más tiempo para hacer cosas, que nada nos corre tanto. Ver a la gente contenta ya nos pone contento a uno.

El verano tiene ese “no se qué”. El verano es una danza del alma. El verano tiene brillo propio. Hasta la ropa de verano es genial. Es cómoda, es casual, simple, es colorida, es vibrante.

Pareciera que en verano no hay problemas. Sólo risas y más risas. En realidad, es un modo de vida, o un estado mental. Estado que deberíamos sostener a lo largo de todo el año. Porque el verano es la vida. La vida es eso. Es disfrutar de cosas pequeñas, es disfrutar de la naturaleza, es disfrutar del otro. Es puro disfrute.

El verano tiene ese “no se qué”…

P.

 

 

 

Anuncios

Love Crochet

Buen día a vos!!

Últimamente, me siento radiante. Porque así me hace sentir la primavera con sus flores, sus árboles verdes, su clima cálido, su alegría. Soy fan de estos meses que están llegando. Tienen como una energía y una vibra diferente ¿no creen?

Y junto a ellos, llegan las prendas frescas, veraniegas, sueltas, livianas, coloridas. Armar los conjuntos (ó los outfit, como quieran llamarlos) es mucho más sencillo. Hoy les quiero hablar de un ítem muy playero y relajado que tiene que ver con las prendas tejidas al crochet.

Históricamente, podíamos encontrar musculosas y remeras tejidas al crochet y hasta ahí llegaba el amor. Ya desde el verano pasado, los trajes de baño marcan tendencia y siguen, más que nunca, vigentes.

Precisamente por su onda muy bohemia, casual y veraniega es que podemos ver este estilo también en shorts, vestidos, polleras, sacos y chalecos. Es decir, cualquier prenda se luce y tiene lugar.

La gama de colores para el crochet es muy variado, pero yo me sigo quedando con su clásico color nude. Me parece súper combinable, pero ante todo muy femenino. Lo simple me pierde. Combinarlo con algo más jugado ó con estampas más rockeras le dan una onda más canchera. Jugar con el encaje en color blanco resulta en un aire muy naif que roza lo chic. Y, como casi siempre, el gran aliado del crochet es el denim. Los short de jean hacen de tu outfit una bomba divina!!

Les dejo imágenes que tienen al crochet como protagonista. ENJOY!

P.

My Mood Today: Batik

Hola chicas!

Siempre todo vuelve, y no es la excepción para el estilo batik. ¿Qué es, en sí, el batik? Es una técnica oriental a partir de la cual se tiñen prendas de algodón resultando en una onda muy veraniega. Para la temporada que arranca próximamente, esta tendencia pisa fuerte. Fiel al estilo boho, podemos ver vestidos, remeras y polleras con el batik como protagonista.

Siempre les digo que en la moda de estos tiempos nada está reservado para el día ó para la noche; este caso, es la excepción a la regla. Es un claro ejemplo de look diurno, siendo la playa su gran aliada.

Resulta en una onda relajada, casual y bohemia. De colores alegres y festivos. La combinación ideal para el batik son colores neutros como el blanco ó el negro debido a que el protagonismo lo tiene que tener esta estampa. Queda también muy canchero con denim.

Lo interesante de esta tendencia es la posibilidad de poder hacerlo una misma. Es un buen plan juntarse con amigas y customizar prendas de algodón como vestidos o remeras. Este DIY es sencillo, económico y divertido. Les dejo el paso a paso:

  1. Eligen la prenda de algodón, preferentemente color blanco, y le hacen varios nudos ó torzadas con banditas elásticas.
  2. Diluir 3 cucharaditas de anilina (color a elección, se compran en una mercería) y en una cucharadita de sal gruesa en un bol con agua hirviendo. Mezclar en un balde con agua fría y allí introducir la prenda por 40 minutos.
  3. Enjuaguar con agua fría dos veces. En el segundo enjuague, agregar un vaso de vinagre blanco (función: fijar el color).
  4. Centrifugar y secar la prenda durante un día entero (con las banditas tal cual las pusimos al comienzo).
  5. Cortas las banditas y planchar a seco para marcar el color. Y ¡Listo! Prenda customizada handmade.

¿Probamos? Mientras les dejo un street style!

P.